viernes, 1 de noviembre de 2013

Buñuel y la Religión (3)

    En las películas de Buñuel abundan los ataques al cristianismo, pero el realizador distingue muy bien entre las personas y las creencias de esas personas. El rechazo de Buñuel hacia la Iglesia viene porque es un instrumento de represión y coerción moral y que la clase dominante utiliza para dominar los intentos de sublevación del débil. “De ahí que el poder y la religión acaben formando una sólida unidad. El cine de Buñuel, y el propio Buñuel, han observado con precisión esa relación.”1
     Buñuel percibe los valores injustos de la vida humana y responsabiliza de ellos a la represión religiosa implantada por el poder establecido desde la niñez. Represión que opera a través del inconsciente para esclavizar al individuo.2 Cree que el único camino posible, y digno, es el de la rebeldía y el de la rebelión, ante un mundo tan mal hecho como el que padecemos; no es de extrañar que, una y otra vez, arremeta contra una estructura social (la Iglesia) que dice defender una ideología (la católica) convertida en uno de los mayores obstáculos para que pueda modificarse una sociedad injusta.”3
     En su cine, Buñuel nos muestra la huella de la religión en el hombre: en su comportamiento, subconsciente, organización social, etc… y trata de liberarlo de toda instancia que, en nombre de valores superiores, lo oprima, llámese Sociedad, Patria, Orden, Religión o Cultura…y piensa que el hombre es suficiente en sí mismo para resolver sus problemas sin acudir a puntos de referencia externos.4 Este es el punto que plantea, por ejemplo, el final de su película Nazarín.
     Con Viridiana, Nazarín  y Simón del desierto, lo que Buñuel (y Julio Alejandro) trata de poner al descubierto son las contradicciones inherentes al catolicismo que hacen inviable e inservible la religión para los hombres…Del díptico Nazarín y Viridiana se concluye que para Buñuel, es totalmente imposible ser cristiano, en el sentido absoluto de la palabra, en el mundo actual... Se puede ser relativamente cristiano, pero el ser absolutamente puro, inocente, está condenado al fracaso.5
     Por otro lado “Más que un profundo sentimiento antirreligioso lo que se manifiesta en Buñuel son posturas provocadoras, útiles para la expresión artística transgresora que él desea. Buñuel quiere quitarse de encima –sin poder acabar de quitárselo nunca- el mundo religioso, tradicionalmente religioso, que vive en su infancia y adolescencia. Es como una costra que lleva encima, de la que nunca llegará a desprenderse y que por reacción, ha dado lugar a algunas de las obras o escenas más singularmente poéticas del mundo del cine.”6
     Su postura es la de una rebeldía total contra la realidad del pecado. Buñuel vivió un ambiente influido por un cierto pesimismo religioso. Aquel clima tenía que resultar depresivo para un temperamento vitalista y rebelde como el de Buñuel…La rebelión indómita contra aquella actitud de ascética cristiana ha sido ferozmente expuesta en varias de sus películas. Tal vez las principales al respecto, sean Viridiana y Simón del desierto.7
     Lo que no puede ni ignorar ni evitar Buñuel es que su obra se produzca bajo el signo de una concepción católica del mundo... El españolismo de Buñuel explica en gran medida el por qué de esa insistente presencia de lo religioso en sus films...8

NOTAS:
[1] Gil de Muro, en: AA. VV.: Camino y encuentro con Luis Buñuel. Pág.: 80
2 Elena Gascón-Vera: La imaginación sin límites: Sade en Buñuel. En: Turia, nº 26. Pág.: 157
3 Antonio Castro: El pensamiento cinematográfico de Luis Buñuel. En: La imaginación en libertad. Pág.: 25
4 Agustín Sánchez Vidal: Luis Buñuel. (Ed. J.C.) Pág.: 256
5 Antonio Castro: El pensamiento cinematográfico de Luis Buñuel. En: La imaginación en libertad. Pág.: 38
6 Gil de Muro, en: AA. VV.: Camino y encuentro con Luis Buñuel. Pág.: 80
7 Víctor Fuentes: Buñuel: Cine y Literatura. Pág.: 172
8 Emilio García Riera : Historia documental del cine mexicano, VIII. Pág.: 149

No hay comentarios:

Publicar un comentario