Entradas

Un texto insólito (que no inédito) de Buñuel

Imagen
Uno de los campos más apasionantes de la vida y facetas de Buñuel es la de escritor. Aunque no haya unanimidad sobre la calidad literaria de sus escritos, es evidente que Buñuel debería ser uno de los autores que apareciese en las antologías literarias de la vanguardia española. Afortunadamente, algunas antologías como las de Castalia[1] y la de Cátedra[2] incluyen a nuestro protagonista. La edición canónica de la obra literaria de Buñuel está todavía por hacer, aunque es fundamental el trabajo compilador que en su día realizó Agustín Sánchez Vidal. Con todo, quiero presentar hoy aquí un escrito que no aparece en esa obra, quizás porque el género literario al que se adscribe, el de los prólogos, no suele ser de los más significativos, porque seguramente ni de un género se trata.

Fotopost: Keaton-Buñuel

Imagen
Este mes estreno una modalidad de post, la fotografía, sin más. Se trata de provocar la reflexión a partir de una imagen, en este caso de un collage, como los que tanto le gustaban al calandino. Su autor es un especialista en Keaton, el profesor Manuel Garín, que lo ha incluido en el proyecto internacional de investigación A Hundred Busters: Keaton Across The Arts sobre la influencia del cómico estadounidense en las diferentes artes. La influencia sobre Buñuel ya se ha comentado aquí. Ahora solo se trata de invitar a que cada uno lea la imagen y saque sus propias conclusiones.

Luis Buñuel y Raymond Queneau

Imagen
Buñuel trabajó con distintos escritores franceses a la hora de adaptar sus novelas, aunque ninguno de la talla de Raymond Queneau. De hecho, no trató de adaptar ninguna de sus obras (por otro lado, difícilmente adaptables, a pesar del notable trabajo de Louis Malles con Zazie en el metro). Con todo, la historia de esta colaboración es la historia de una frustración, pues no pudo fructificar en guion que ambos, seguramente, hubiesen deseado para Lamuerte en este jardín (1956), basada a su vez en una novela del belga José-André Lacour.

La banda sonora de Un Perro Andaluz (por Ferran Alberich)

Imagen
Hace poco se ha publicado un libro sobre Richard Wagner y el cine, de cuyo título no me acuerdo, pues lo borre de mi memoria cuando consultando el índice de películas citadas no se encontraba Un Perro Andaluz ni ninguna otra de la filmografía de Buñuel (como, sin ir más lejos, Abismos de Pasión). Toda una muestra del escaso rigor de la propuesta. Por este motivo he querido iniciar esta temporada con un videopost de Ferran Alberich sobre la que debía de haber sido la banda sonora de Un Perro Andaluz. Este director, guionista, historiador y restaurador o, como he leído en otro lado, salvador de películas, realizó un extraordinario trabajo de investigación sobre lo que él denomina la música oculta de Un Perro Andaluz. Resumiendo, la tesis de Alberich, que comparto (y más después de este muy documentado análisis)[1], es que la banda sonora que debía acompañar al corto de Buñuel y Dalí era la obertura de Tristán e Isolda de Wagner, hasta el punto que la duración de la película coincidía co…

Buñuel y los hermanos Lumière: sobre Menjant Garotes (II)

Imagen
La historiografía buñueliana tiene misterios indescifrables, que a menudo son simples anécdotas o curiosidades. Les cuento una de ellas. Siempre he considerado que el cine de Buñuel ha interseccionado (perdón por la palabreja, pero prefiero hablar de intersecciones entre cineastas antes que de influencias) con diferentes artistas y directores de cine, aunque los estudiosos de su obra se hayan fijado prácticamente siempre en un grupo de cineastas concretos: Niblo, von Stroheim, Keaton, Lang, etc. Sin embargo, muy pocas veces se habla de otros directores cuya obra Buñuel sin duda conocía y que en algún momento de su filmografía podemos encontrar rastros de su personalidad artística. Un caso curioso de este último grupo es el de los hermanos Lumière.

Buñuel ante el público norteamericano: Un artículo desconocido en la prensa neoyorkina sobre Los Olvidados (por Javier Herrera)

Imagen
Es un placer y un honor poder contar en este blog con una entrada como esta, firmada por quien ha tenido el privilegio de custodiar el legado material e intelectual de Luis Buñuel más allá de su obra artística. El honor no es tanto por ese motivo como por la generosidad de la que ha hecho gala Javier Herrera. En efecto, Javier no ha sido un mero depositario de esos bienes, sino que desde el altruismo propio de aquellos que realmente aprecian y aman la obra de Buñuel, ha sabido explotarla científicamente, produciendo artículos y libros que hoy ya forman parte del escaso panteón de obras realmente necesarias para el conocimiento del corpus buñueliano. Espero que esta colaboración no sea una excepción y podamos contar con él para seguir enriqueciéndonos.

Un libro necesario: “Luis Buñuel, Correspondencia escogida”, de Jo Evans y Breixo Viejo (eds.)

Imagen
¡Estamos de enhorabuena!
Después de bastantes años de sequía cualitativa en cuanto a estudios sobre Luis Buñuel, de un tiempo a esta parte están apareciendo obras que realmente enriquecen la historiografía buñueliana a través de la publicación de preciosa documentación del y sobre el personaje. Así, al trabajo de Javier Herrera sobre los archivos de Buñuel -del que esperamos puedan publicarse pronto los dos volúmenes pendientes-, hemos de celebrar la aparición de esta correspondencia escogida de Buñuel, publicada por Ediciones Cátedra (colección Signo e Imagen), recopilada y exquisitamente anotada por los académicos Jo Evans y Breixo Viejo.