domingo, 14 de septiembre de 2014

La secuencia de La última cena de Viridiana: su previsión y rodaje

La escena más famosa y que más ha dado que hablar de la película Viridiana es la que reproduce la pintura mural La última cena que Leonardo da Vinci pintó entre 1495 y 1497 y que se conserva en un convento dominico de Milán.
En la foto que hay aquí abajo se ve un plano de dicha escena. En ella están escritos los nombres de los actores que actúan en la película y también aparecen tres números, que corresponden a las tres personas que se incorporaron para rodar ese plano y que no forman parte del reparto de la película. ¿Estaba prevista de antemano esta incorporación?, ¿Fue una improvisación?,...
(Si haces clic en cualquier foto de esta página se ampliará)

Voy a intentar aclarar algunas cuestiones relacionadas con esta escena con la ayuda de diferentes testimonios. Cuando se hicieron la mayor parte de ellos, habían pasado unos 40 años desde el rodaje, por lo que caben ciertas equivocaciones en sus recuerdos. 

Si analizamos el guion[1] que escribieron Luis Buñuel y Julio Alejandro veremos que no aparece nada de dicha escena. Lo que aparece es:
·         La distribución de los mendigos en la mesa durante el banquete.[2]
·         A la Coplera se le levantan las faldas bailando y el Poca dice: “La Coplera, que nos sacó un retrato.”[3]


Tenemos los siguientes testimonios que lo confirman:
·            Concha Hidalgo, la script[4] de la película: “En el guion había una cena, pero nada más. Y esta secuencia es, para mí, lo que da la vuelta a la película. Porque quitas esa secuencia y bueno, pues es una película, más o menos, de unas relaciones... Pero ese momento le da un vuelco, esa esce­na es su sello.”[5]
·         Paco Rabal, uno de los protagonistas, también dijo que la escena no estaba en su guion.[6]
·         Luis Buñuel: Yo no había previsto esa escena que se ha hecho tan famosa de la reproducción de la Cena según Leonardo da Vinci. Pero cuando llegue al set y vi la mesa y el mantel blanco y la disposición de los mendigos, pensé en ello. Y entonces mande buscar cuatro extras más. Porque si tú ves, en la película no hay más que nueve mendigos y en la mesa son trece. Si lo hubiera pensado antes, no me hubiese costado nada poner trece en la película en vez de nueve.[7]

¿Fue entonces algo improvisado a última hora? Juan Luis Buñuel, hijo del realizador y ayudante de dirección en la película, dice que no, que su padre lo traía todo preparado al rodaje: “Preparas todo cien por cien y después ya puedes improvisar. Y si no sale la improvisación tienes lo preparado. “Y en referencia a la escena que nos ocupa: “No se prepara una cosa así en uno o dos días. Hay que poner la mesa, el resto de las cosas... Y faltaba un personaje[8]. Al final en la mesa había trece mendigos, pero hay uno a la izquierda que era un chófer. Pero nadie se da cuenta. Sólo están trece en esa foto. El chófer ya nunca entra ni hace nada.”[9]


La última cena de Leonardo da Vinci
Por los testimonios de algunos de los participantes en la producción, podemos afirmar que Buñuel fue madurando la escena durante el rodaje:
·         Ricardo Muñoz Suay, productor ejecutivo: La noche anterior al rodaje de la escena de los mendigos, me pidió, si yo tenía en casa el cuadro de Leonardo da Vinci. Se lo llevé, en un libro que tenía, porque quería copiar las actitudes de los mendigos tal como estaban en el cuadro de da Vinci. Es la única vez que me pidió ayuda, podemos decir, para resolver un problema que él tenía ya en la cabeza, imaginación o no, verdaderamente yo en esto no inter­vengo, tenía ya pensado.[10]
·         Antxon Eceiza, que estaba de aprendiz durante el rodaje: Un día me mandó traer café, y otro, buscar un grabado de La Última Cena, el cuadro de Leonardo da Vinci.[11]

Es posible que haya algún error en los dos testimonios anteriores en lo referente a pedir una reproducción de la pintura. Lo que no puede ser es que se lo pidiera el día anterior del rodaje de la escena, como veremos en la declaración de Concha Hidalgo.
·         Pere Portabella, productor de la película: Mientras, comentábamos los cambios que él iba introduciendo en el guion...Que yo recuerde, en la única secuencia que nos entretuvimos, fue en la del aquelarre, la cena de los mendigos...Lo que tenía importancia era la celebración de la cena que él convirtió en santa. Al día siguiente entró con un papel de calco en la mano y me preguntó: ¿Sabes qué es esto?”La última Cena” de Leonardo da Vinci, así dispondremos a los mendigos para cuando una de las mendigas, para hacerles la “foto”, se levante las faldas.[12]
Foto 1: los mendigos durante la cena
·         Concha Hidalgo: Recuerdo que en el tiempo en que él la estaba preparando, yo me reía mucho con Juan Luis, el hijo de Buñuel, porque yo observaba mucho a su padre y le veía todos los días abrir un libro, mirar una hoja, metérselo en el bolsillo, hacer unos dibujitos...En fin, me tenía intrigada. El día que fuimos a rodar esa escena entraron dos extras de más porque, claro, los apóstoles más Jesucristo son trece y teníamos once mendigos, y cuando vi cómo estaba organizando aquello, le dije: “Estos señores no tienen raccord[13]...” Entonces él me dio un dibujo y me dijo: “Conchita, esto es una cosa que se me ha ocurrido y vamos a rodarla, a ver cómo queda”. Y yo pensé: “¡Cómo es! Esto lo lleva pensando un mes, lo tiene ahí guardadito, calculándolo, y a mí, que no necesitaba ninguna explicación, me dice: “Esto es una cosa que se me ha ocurrido ahora”...O sea que el hecho de que aquello fuera una representación de la Última Cena no estaba en el guion; en el guion había unos mendigos, pero no se hacía ninguna referencia a iconos religiosos, ni se decía que estuvieran colocados así...[14]

Así pues, por lo que parece, Buñuel, durante el rodaje, pidió un libro/grabado con la reproducción del cuadro porque había decidido transformar la cena de los mendigos en La última cena. Durante el rodaje fue tomando notas para la distribución de los mendigos y una mañana antes del rodaje le explicó al productor el cambio que iba a hacer en la escena.
Foto 2: esquema de Buñuel con la disposición para La última cena
Amparo Martínez Herranz, que ha estudiado el guion que utilizó Buñuel durante el rodaje, viene a confirma lo anterior: “La composición del plano emulando La Última Cena de Leonar­do surgió durante el proceso de preparación del rodaje, que era cuando Buñuel acostumbraba a ajustar y terminar de defi­nir con anotaciones a lápiz o plumilla sobre el guion técnico los detalles del trabajo a realizar durante los días siguientes. Por tanto, era una novedad en relación con lo previsto en la versión mecanografiada del mismo, pero no una improvisa­ción introducida espontáneamente durante la filmación, ya que se trataba de algo que necesariamente tuvo que preparar con tiempo. No solo se vio obligado a contratar algunos figu­rantes más con el fin de que hubiese doce apóstoles sentados a la mesa junto al Cristo-Ciego, sino que, además, Buñuel se preocupó de dibujar un croquis pormenorizado de este plano para no olvidar ningún detalle.”[15]

Ahora vamos a ver si podemos algo sobre el rodaje de esta escena. Vamos a verificar que no se rodó el mismo día:
Foto 1: tenemos la distribución que Buñuel había previsto en su guion y la modificación que hizo al sentarse en la mesa durante la escena del banquete/orgía de los mendigos y las modificaciones que hizo.
Foto 2: El esquema que Buñuel dibujó de cómo iba a distribuir los mendigos, una vez vista la lámina de la pintura La última cena de Leonardo da Vinci.
Foto 3: Los 11 mendigos cenando. Cuando rodó este plano todavía no tenía muy claro la posición final de cada mendigo.

Foto 3
Foto 4: Siguiente plano con el Poca que anuncia que Enedina les va a hacer una foto.
Foto 4
Foto 5: Los mendigos se desplazan hacia el otro lado de la mesa para hacerse la foto. Como Enedina se queda a la derecha del encuadre para hacer la foto hacen falta 3 mendigos más, para completar los 12 apóstoles + Jesús. En la foto vemos los dos primeros “intrusos”: un hombre y una mujer. 
Foto 5
Foto 6: Vemos entrar al tercer “intruso”. Ninguno de los "intrusos" va caracterizado como mendigo. Es posible que Buñuel aquí improvisara un poco.
Foto 6
Foto 7: Vemos a todos los mendigos con sus nombres. Solo se ven dos “intrusos”. El nº 2 está sentado entre el Lacerado (supuesto leproso) y el "intruso nº 3 y no se le ve . Las diferencias que hay en la disposición de los mendigos en esta foto y la 12 indican que Buñuel rodó este plano antes y que no tenía todavía muy claro la disposición de los mendigos en la escena clave de la cena. 

Foto 7
Foto 8: Cambiamos de plano. El Poca plantea una adivinanza.
Foto 8
Foto 9: Responde el Lacerado, que tiene detrás a Refugio y Paco y no el “intruso nº 2” que es el que está en la foto 7. No hay raccord ni con la foto 7 ni con la 10, que es del plano que le sigue.
Foto 9
Foto 10: Siguiente plano, donde se ve la posición definitiva que han adquirido los 13 para la foto. El lacerado ya no tiene detrás a Refugio y a Paco (foto 9), sino a dos de los "intrusos", por lo que no hay raccord con el plano anterior. Si observamos hay muchas diferencias en la posición de los mendigos con respecto a la foto 7. (Para leer los nombres ver la foto 12). No solo han cambiado de lugar unos cuantos mendigos, sino que también la mujer "intrusa 1" ha cambiando y ahora es una señora mucho mayor. Los otros dos parecen ser los mismos, pero ya están caracterizados como mendigos. Este plano se rodó uno o varios días después de los anteriores, cuando ya tuvo Buñuel claro lo que quería.
Foto 10
Foto 11: Plano siguiente: el Ciego-Jesús con sonido de canto del gallo.
Foto 11
Foto 12: Plano siguiente: la “foto” de La última cena con la congelación de imagen.
Foto 12
Y ya como curiosidad:
Foto 13: Después de que Enedina les  hizo la "foto" todos se ríen. Los dos “intrusos” masculinos, son los únicos que siguen de perfil en un principio, como si no quisieran que se les viera mucho.
Foto 13
Foto 14: Se miran para marcharse.
Foto 14
Foto 15: Los dos “intrusos” masculinos salen por la izquierda.
Foto 15
¿Quiénes eran esos "intrusos"? Algunos dicen que eran del equipo de los eléctricos. José F. Aguayo Jr., hijo del director de fotografía de la película y segundo operador cuenta: “Parte de los que formaban el grupo de mendigos eran la sastra, el ayudante de producción o el avisador, pero ninguno pertenecía al equipo de eléctricos, encabezado por Fernando López, que era quien habitualmente trabajaba con mi padre. Puedo asegurarlo porque los conocí bien a todos ellos.[16]
Los tres "intrusos"
Es posible que acierte, aunque con una pequeña modificación, puesto que son tres los agregados: la sastra, el ayudante de producción (Juan Campos) y el avisador: dos hombres y una mujer. Sin embargo Silvia Pinal opina que fueron la sastra, el portero del plató y un chico que trabajaba con los técnicos.[17]

Y termino con un comentario acerca de la falta de raccord en algunos planos de la escena. A Buñuel se le acusó durante bastantes años de ser muy descuidado con la técnica cinematográfica, por la cantidad de “fallos” que algunos observaban. La realidad es que el realizador no le concedía mucha importancia a estos “fallos”. Muchas veces se deben a la escasez de medios (Ej: En Simón del desierto no hay raccord en los cielos en algunos planos, pero no había dinero para esperar), otras veces son intencionados del director, que se divierte con ellos. En Viridiana la falta de raccord ocurre, porque no estaba previsto que se necesitasen más mendigos y además Buñuel procura que el espectador no se dé cuenta.
Vídeo de la escena de La última cena donde se puede comprobar todo lo anteriormente expuesto

Otras páginas de este blog dedicadas a Viridiana:


[1] El guion que escribieron Luis Buñuel y Julio Alejandro está publicado: Viridiana, Plot, 1995
[2] Luis Buñuel y Julio Alejandro: Viridiana, Plot, 1995, pág. 133
[3] Luis Buñuel y Julio Alejandro: Viridiana, Plot, 1995, pág. 141
[4] Script: es una especie de secretaria del realizador. Tiene muchas obligaciones, pero aquí nos vamos a concentrar en una: procurar que haya raccord. Ver nota 13.
[5] Concha Hidalgo: En torno a Buñuel, Cuadernos de la Academia, nº 7-8, 2000, págs.268-9
[6] Juan Luis Buñuel: En torno a Buñuel, Cuadernos de la Academia, nº 7-8, 2000, págs. 138-9
[7] Max Aub: Conversaciones con Luis Buñuel, Aguilar, 1985, pág. 67. En la película son 11 mendigos, no 9.
[8] No faltaba uno, faltaban 3.
[9] Juan Luis Buñuel: En torno a Buñuel, Cuadernos de la Academia, nº 7-8, 2000, págs. 138-9
[10] Ricardo Muñoz Suay: Testimonio sobre Buñuel, en: Amparo Martínez Herranz (coord.): La España de Viridiana, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2013, pág. 546
[11] Antxon Eceiza : En torno a Buñuel. Cuadernos de la Academia, nº 7-8, 2000, Pág. 185
[12] Pere Portabella : En torno a Buñuel. Cuadernos de la Academia, nº 7-8, 2000, Pág. 402
[13] Raccord: Paso de un plano a otro. Muchas veces los planos de  una película no se ruedan en el orden en que se ven en la pantalla, por ello hay que anotar la posición de los actores, vestimenta, accesorios, etc., con el fin de que cuando se ruede el plano siguiente todo esté igual. Esta es la misión de la script.
[14] Conchita Hidalgo : En torno a Buñuel. Cuadernos de la Academia, nº 7-8, 2000, Pág. 266
[15] Amparo Martínez Herranz: El proceso creativo, en: La España de Viridiana, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2013, pág. 312
[16] José. F. Aguado Jr.: En torno a Buñuel, Cuadernos de la Academia, nº 7-8, 2000, pág. 32
[17] Declaraciones de Silvia Pinal en la entrevista que viene como "extra" en la película Viridiana en DVD de Criterion
(Actualizado el 2 de diciembre de 2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario