domingo, 10 de agosto de 2014

La adaptación cinematográfica de Él, 1952-53

La película Él está basada en la novela que Mercedes Pinto escribió en 1926 con el mismo título.
Cuenta una serie de vivencias personales de la autora con su primer marido. Estas vivencias son narradas de forma independiente una de otra. No hay hilo que las hilvane, ni relación de causa efecto entre muchas de ellas, es decir, la novela no tiene argumento como tal.
La novela de Mercedes Pinto tiene el valor de la sinceridad autobiográfica: una mujer se queja dolorosa y amorosamente de las vejaciones de las que la hace objeto su marido paranoico y de la incomprensión general a la que la condena su condición femenina, o sea, de su obligación de ser sumisa en tanto que cosa poseída.[1]
Foto de rodaje de la película
El argumento de la película como tal es un producto de los guionistas de la misma. Sólo algunos pasajes de la película pueden considerarse réplica del original, la mayor parte de los elementos cuyo antecedente puede rastrearse en la novela han sido transformados ligera o radicalmente al pasar a la pantalla. Es en la segunda parte de la cinta donde se percibe con mayor claridad el parentesco entre ambas, aunque existen dos secuencias en su tercera parte que tienen su origen en la obra de Mercedes Pinto.[2]
Esta evidencia, unida al hecho de que la novela no tiene “argumento”, me ha hecho ver que lo más productivo para relacionar novela y película es ver qué escenas de la película tienen su base en la novela. A pesar de todo esto la adaptación cinematográfica de Buñuel refleja perfectamente lo que Mercedes Pinto escribió en su novela. Podemos poner como ejemplo la idea de superioridad que tanto en la novela como en la película tienen “Él”/Francisco sobre sus semejantes. 
Por otro lado, es bien sabido que la novelista quedó muy contenta con la adaptación que había hecho el realizador. Había una cierta amistad entre ambos, pues como cuenta el actor e hijo de la novelista Gustavo Rojo:"se llevaba de maravilla con todos, pero sobre todo con mi hermano Rubén, conmigo y mi madre (la escritora, poeta y feminista Mercedes Pinto), porque teníamos las mismas ideas intelectua­les y políticas (contra Franco), y por ello iba a casa, comíamos, cenábamos y platicábamos de nuestra España. Fue una gran amistad." [2bis]
A continuación verán, en la columna de la derecha, las vivencias de la autora que han sido recogidas por los guionistas en la película:
Película
Novela
PRIMERA PARTE:
Interior de una iglesia en Jueves Santo en la que el sacerdote lava los pies a unos niños y Francisco le ayuda. Ve a Gloria, la espera al final de la ceremonia, pero se le escapa. En su casa, el abogado le dice que el pleito para la reclamación de sus propiedades no prospera y lo despide. Vuelve a la iglesia los días siguientes hasta que la encuentra y habla con ella. Se entera que es la novia del ingeniero Raúl, un amigo suyo, y los invita a cenar, en donde consigue besarla. Fundido en negro. Explosión en la construcción de una presa. Raúl tiene que volver a México. En la capital conduce un coche y está a punto de atropellar a Gloria. Sube al coche para llevarla a su casa y por el camino le cuenta su vida en flash-back.
La novela Él


SEGUNDA PARTE:
Empieza con el viaje de luna de miel a Guanajuato. Primer incidente en el tren al negarse Gloria a confesarle su pasado.

En Guanajuato se encuentran con Ricardo, un conocido de Gloria. Francisco piensa que les está siguiendo. Como  están alojados en el mismo hotel y en habitaciones conjuntas, Francisco piensa que va tras su mujer y lo insulta y golpea. Ricardo será expulsado del hotel y Francisco echa la culpa a Gloria de lo ocurrido.
A los 6 días de estar casados, en la habitación del hotel «Él» creía que el inglés de la habitación de al lado le hacía señas a su mujer cuando tosía. A la noche siguiente oyó también algunos sonidos y tiró abajo la puerta que separaba las dos habitaciones. El inglés estaba muerto y unas mujeres lo velaban.
Cuando vuelven del viaje les espera la madre de Gloria. Le dice que sube a cambiarse y que bajará enseguida, pero no baja y al intentar subir, el mayordomo le advierte que el señor ha dicho que no se les moleste.
Mercedes Pinto, autora de la novela
El día del cumpleaños de Gloria viene contento porque dice que su pleito va bien. Ha invitado al abogado a cenar y le pide a Gloria que sea amable con él. Ella obedece y por la noche Francisco se encierra en su cuarto sin querer ver a su mujer, ya que cree que ha sido “demasiado” amable.

A la noche siguiente durante la cena Francisco sigue enfadado. Se le cae el cubierto y al agacharse a cogerlo y verle los pies a Gloria se pone de buen humor y besa a su mujer a la fuerza, pero esta se opone a ese arrebato amoroso. Francisco se enfada y le echa en cara su comportamiento con el abogado. Gloria se va porque no soporta la recriminación delante del mayordomo. Por la noche se oyen sus gritos.
Francisco cree que les observan y pasa la aguja
por el ojo de la cerradura para cegar al "voyeur"

A la mañana siguiente llama a su madre para hablar con ella, pero Francisco se le adelanta, le cuenta su versión y convence a la madre. Gloria se da cuenta de que es inútil y calla.
Viene su madre, «Él» le habla y la convence y luego le dice a su hija que tiene que ser más condescendiente (Es la escena que más fielmente queda reflejada en la película)
Se lo cuenta al padre Velasco, amigo y confesor de Francisco, pero tampoco la cree.
Habla con el antiguo confesor de la familia y le dice que una santa rezando durante 15 años consiguió cambiar a su marido.
Cuando vuelve a su casa Francisco la está esperando. Para que no vuelva a contarle nada al cura la amenaza con una pistola y le dispara. Aunque son balas de fogueo, eso no evita que se caiga enferma durante días. (Vuelta al presente de Raúl y Gloria en el coche contándole su vida)
Un día la amenaza con un revólver y después se ríe porque es de juguete. Otro día la amenaza de nuevo, cree que es de broma, pero le dispara y la hiere. La amenaza si lo cuenta.
Flash-back: Francisco está de mal humor porque el pleito sobre sus propiedades no va bien. Le pide que no le deje solo. Quiere que salgan juntos y le dice que la va a llevar a un sitio único. Se trata del campanario de una iglesia. Allí se siente superior a sus semejantes, a los que desprecia. Intenta arrojar a Gloria pero consigue huir. (Vuelta al presente en el coche)
Junto al mar, en el borde de un precipicio «Él» la coge y la levanta, pero ella consigue soltarse
TERCERA PARTE:
Gloria se baja del coche y va hasta su casa. Francisco la ha visto bajar del coche y la interroga. Gloria le dice que todo tiene un límite y que está dispuesta a todo.

Francisco va a atarle las manos

Francisco está desesperado. Va al cuarto de su mayordomo a pedirle consejo. Le pregunta si no la mataría. Sale y sube las escaleras en zigzag. Se para en medio y con un hierro empieza a golpear los barrotes de la escalera.

A la mañana siguiente Francisco está desesperado en su despacho. Quiere escribirle una carta al Presidente para que se haga justicia en su pleito y no puede. Llama a Gloria para que le ayude. Se ofrece ella a escribirla y al poco de empezar Francisco le pide que lo deje porque es humillante para él que lo tenga que hacer ella. Al final le ayuda. Francisco le pide perdón.
·         Al escribir unas cartas se cabrea porque no encuentra la palabra adecuada
·         El fracaso de su invento le pone nervioso, su mujer le anima y eso le desespera, porque no le da motivos para insultarla.
·         Un día tiene que escribir una carta y no encuentra la forma y le pide a ella que lo haga, pero se lo impide porque lo encuentra humillante. No la deja salir y hacer sus quehaceres. Permanece con él hasta la noche.
Por la noche Francisco prepara cuchilla, aguja, hilo, desinfectante y unas cuerdas. Entra en la habitación de su mujer y al ir a atarle la mano despierta y comienza a gritar. Los criados se despiertan. Francisco huye a su habitación y se pone a llorar.
·         Una noche se despierta porque «Él» está atándole las manos. Se despierta y consigue gritar. «Él» tira las cuerdas y se va. Llegan las criadas, pero piensan que ha estado soñando.
·         Una noche despierta sobresaltada y «Él» esconde una hoja metálica que llevaba en la mano.
A la mañana siguiente su mayordomo le informa de que se ha ido. Él va a buscarla a casa de su madre y la de Raúl, pero no la encuentra. Cree verla en un coche y la sigue hasta la iglesia, donde ha entrado acompañada de un hombre. Francisco la sigue y después se da cuenta de que no era ella. Tiene alucinaciones y cree que todos los de la iglesia se ríen de él y le señalan como cornudo. Cree que el padre Velasco también se ríe de él y como no puede soportarlo intenta estrangularlo, pero se lo impiden las personas que están en la iglesia.
Gloria intenta hablar con su madre, pero es inútil

En el exterior un coche para y bajan Raúl, Gloria y un niño. Entran en un monasterio, donde hablan con el prior sobre el estado de Francisco y aquel les dice que está curado. Después el prior habla con éste y ante sus comentarios le aconseja que no piense tanto y Francisco se aleja caminando en zigzag.

Lo mismo ocurre cuando habla con el sacerdote
Buñuel introduce en toda la primera parte del film, una serie de escenas que no aparecían en la novela: la secuencia cuya acción se sitúa dentro del compartimento de un tren, la del hall vacío mientras escuchamos los gritos de Gloria en su habitación, el enfrentamiento entre los esposos, la secuencia que recoge las confesiones de Francisco a Pablo, el mayordomo y su posterior crisis en la escalera del hall, así como las dos últimas secuencias de la película: las alucinaciones de Francisco dentro de la iglesia y el desenlace del film en el que aparece el protagonista recluido en su monasterio.[3]
El personaje de la mujer, figura narrativa en la novela y en parte del film, posee rasgos comunes en ambos textos. En los dos, es la víctima que implora justicia y pide consejo a sus más allegados, sin recibir la menor consideración. Sin embargo, en la novela su papel adquiere mayor protagonismo, es una mujer activa, vital…En la película Gloria es sumisa hasta la desesperación, absolutamente pasiva ante la tragedia que está viviendo; es un personaje sin energía que parece aceptar tranquilamente su fatal destino, el amor absoluto que Francisco exige la arrastra también a ella que parece haber renunciado a su propia vida. [4]
Francisco desesperado porque no puede escribir la carta

Las diferencias más destacadas entre novela y película son:
·         La novela empieza cuando ya están casados, por lo que toda la primera parte de la película no aparece en la novela. Aproximadamente un tercio de su duración.
·         El personaje de Raúl y el del mayordomo no aparecen en la novela
·         En la obra de Mercedes Pinto los protagonistas tienen varios hijos.
·         En la novela «Él» tiene problemas con varios de sus amigos. La película concentra esta clase de problemas en el pleito por las antiguas posesiones de su familia.
·         El final de la película, a partir de que ella se va de su casa no tiene ninguna relación con la novela.
·         La última parte de la novela tampoco tiene ningún reflejo en la película: «Él» se pega un tiro en el costado y es ingresado en un hospital. Posteriormente es declarado loco e ingresado. Aparentemente recuperado, es puesto en libertad en contra del parecer de su mujer.
·         En la película la religión adquiere una importancia enorme, mientras que en novela, con excepción de la visita al cura no hace acto de presencia.
·         El tema del fetichismo del pie/zapato, ya sabemos que es cosa del realizador. No existe en la novela.
Francisco dispara sobre Gloria con balas de fogueo

Mientras Buñuel indaga en los orígenes de la enfermedad de su protagonista e intenta buscar las razones de su locura, la escritora se apoya en la descripción de la paranoia para desarrollar su discurso feminista y su denuncia de las instituciones políticas y sociales españolas de principios de siglo…El cineasta se preocupa más por la psicología del personaje, el único protagonista de su película es Francisco Galván y su denuncia va dirigida a la propia moral burguesa que es la que le ha llevado al estado de enajenación en el que se encuentra; esa moral prohibitiva y represiva le mantiene aprisionado y cuando intenta liberarse su único camino es el de llevar al extremo los principios en los que ha sido educado: el despotismo sobre la mujer y el derecho de la propiedad; a través del exceso intenta desprenderse de todo lo que le ha mantenido atado anteponiendo el delirio a la realidad que le ha mentido.[5]
Para leer el análisis de Él pulsa aquí.


[1] Emilio García Riera : Historia documental del cine mexicano, V. Pág. 101
[2] Teresa Rodríguez Hage: BuñuÉl, Ayuntamiento de San Cristóbal de la Laguna, 2001, Pág. 78
[2bis] Declaraciones de Gustavo Rojo, en Milenio Dominical nº 49, 21 julio 2013. No obstante parece ser que Mercedes Pinto expresó en algunas de sus cartas que se llevó una desagradable sorpresa cuando vio la película. Como no puedo tener acceso a la correspondencia lo anoto aquí.
[3] Teresa Rodríguez Hage: BuñuÉl, Ayuntamiento de San Cristóbal de la Laguna, 2001, Pág. 137
[4] Teresa Rodríguez Hage: BuñuÉl, Ayuntamiento de San Cristóbal de la Laguna, 2001, Pág. 142
[5] Teresa Rodríguez Hage: BuñuÉl, Ayuntamiento de San Cristóbal de la Laguna, 2001, Pág. 137-8

No hay comentarios:

Publicar un comentario