domingo, 29 de junio de 2014

La adaptación cinematográfica de Subida al cielo

La  película no parte de una novela u obra de teatro, sino de un guión cinematográfico escrito por Manuel Altolaguirre que finalizó a finales de junio de 1951[1]. Sobre este guión trabajaron posteriormente Juan de la Cabada[2], Lilia Galeana, que adaptaron los diálogos al contexto mexicano y el propio Luis Buñuel. Recordemos que se empezó a filmar el 6 de agosto de ese año.
Al llevar Buñuel este guión a la pantalla ha sido bastante fiel al original. Como verán ustedes lo que hay sobre todo son supresiones. Buñuel dijo que faltó dinero para terminar la película. Al no estar editado el guión de la película no sé cuáles de estas supresiones estaban previstas y cuáles de ellas se deben a la escasez de medios.
Entre los cambios hay dos que son sustanciales y que es mejor destacar desde el principio, pues cambio totalmente el sentido de la obra:
·         Mientras en el guión de Altolaguirre la pareja ha consumado el matrimonio en la isla, en la película no.
·         En el guión original la actitud de Raquel hacia Oliverio es menos “agresiva” e insistente y no llega a poseerlo, como sí ocurre en la película.
Pasamos a presentar el resumen detallado del argumento de ambas obras. En la película, las escenas que se desarrollan en el interior del autobús llevan intercalados planos de la carretera y del paisaje tropical que van atravesando.
Guión de Manuel Altolaguirre
Película de Luis Buñuel
Exterior del poblado de San Jeronimito. Se ven las casas, el trabajo con la copra, la playa con las barcas de los pescadores y las salinas. Se muestra el interior de las casas donde se muestran frigoríficos y aparatos modernos de radio. No hay iglesia ni juzgado. Se ve el mar y la Isla de Ixtapan. El viaje hacia ella consagra el matrimonio y se nos informa que ayer se fueron Oliverio y Albina hacia ella.
Panorámica del poblado de San Jeronimito, del trabajo con la copra y del mar con la isla de Ixtapan al fondo. La voz en off nos informa de que la única riqueza del poblado es la copra y de que no hay iglesia. Para contraer matrimonio la pareja se va a la citada isla, pero antes tiene que pedir perdón a la madre.
Llega el autobús y con el traje de la novia. Fundido.
La pareja de novios, Oliverio y Albina, seguida del cortejo va a la casa de la madre a pedirle perdón antes de ir a la isla. Se arrodillan ante ella y esta después de recriminarles les perdona  y empieza el convite. Después despiden a la pareja que se va en barca hacia la isla.
Isla de Ixtapan. Una isla paradisiaca en donde están Oliverio y Albina disfrutando de su vida de recién casados. Al anochecer oye la voz de su hermano Felipe que le llama.

Oliverio y Albina van a la isla para consumar
su matrimonio

El mar. Felipe ha ido a llamar a Oliverio porque su madre se está muriendo. Se van con él en la barca. Felipe saca el tema de la herencia y Oliverio le dice que se hará lo que quiera su madre.
Ya de noche, pero antes de llegar a la isla, el hermano de Oliverio, Felipe, le informa de que su madre está peor. Oliverio pasa a la lancha de su hermano y vuelven al poblado. Albina va en la barca enganchada a la lancha. Felipe saca el tema de la herencia, pero Oliverio le dice que no es el momento.
Interior de la casa de la madre. Está muy enferma en la cama. En la habitación está su nieto Chucho. Llega su hijo Juan pidiéndole que le deje hacer el reparto de la herencia, pero la madre no cede. Chucho saca del frigorífico un refresco que Juan le quita y lo echa. Entran Felipe, Oliverio y Albina. La madre les pide a todos que salgan que quiere hablar con Oliverio.
Le dice que la casa de Portales tiene que ser para Chucho que está huérfano. Oliverio le contesta que va a buscar al Presidente Municipal para dejarlo arreglado.
Llega Juan a la casa de la madre que está enferma en la cama. Se ve el frigorífico y una radio moderna. Quiere convencerla para que le deje hacer las particiones de la herencia. Echa a Chuchito que ha abierto el frigorífico. Entran Oliverio, Albina y Felipe. La madre les pide que salgan todos menos Oliverio. La madre le dice que quiere que la casa de Portales sea para Chuchito y su hijo le dice que hay que dejarlo por escrito y sale a buscar al Comisario para hacer testamento.
Juan le quita el refresco a Chuchito y lo echa

Interior de la cantina. En una mesa están los hermanos Felipe y Juan con el Presidente municipal, medio borracho. Entra Oliverio que quiere llevarse al Presidente porque lo llama su madre, pero sus hermanos no quieren que vaya y como son los hermanos mayores no va.
Entra Oliverio en la cantina. El comisario está bebiendo con Juan y Felipe. Oliverio le pide que vaya a ver a su madre que quiere hablar con él, pero los hermanos le dicen que no vaya y el Comisario dice que como son los hermanos mayores no va.
Interior de la casa de la madre. Oliverio le dice que no ha encontrado al Presidente Municipal. Su madre le manda a Petetlán, sin que sus hermanos se enteren, para traer al licenciado Figueroa para el testamento. Oliverio le dice a su mujer que se quede cuidando a su madre y a Chucho y se va.
Oliverio vuelve a casa de su madre y le dice que no ha encontrado al Comisario. Su madre le manda a Petetlán para que traiga al licenciado Figueroa para el testamento y que no se enteren sus hermanos. Duerme un poco antes de partir. Fundido en negro.
Calle con la parada del autobús. Sube gente al autobús. Oliverio se cruza con sus hermanos, discuten, pero no les dice a dónde va. Oliverio está preocupado porque el autobús está casi vacío. Ayuda a Felisa, la embarazada, a subir al autobús. Después llega Raquel del brazo de Eladio, Jefe político de la comarca. Llegan dos peones para coger el autobús, pero Juan les dice que tienen que quedarse para terminar un trabajo y lo hacen. Eladio paga los pasajes que faltan para llenar el autobús y los pasajeros lo vitorean. El autobús parte. Los hermanos quedan en la cantina con los peones bebiendo y después les dice que trabajarán el lunes por lo que los deja boquiabiertos.
Exterior de la parada del autobús. La gente subiendo, pero Oliverio está nervioso porque quiere partir y el autobús no sale hasta que no se llene. Suben Felisa, embarazada, don Nemesio, Raquel y el político don Eladio que le paga a Silvestre, el chófer, los pasajes que faltan y el autobús parte. Raquel ya  ha empezado a insinuarse a Oliverio.
Desde antes de iniciar el viaje Raquel se
está ofreciendo a Oliverio

Interior del autobús. Aparte de Oliverio, Raquel, Eladio y Felisa, la embarazada, entre los pasajeros va un agente, vendedor de gallinas, comerciantes, un cojo, varios salineros jóvenes, un militar y varios matrimonios con niños.
El vendedor de gallinas habla de ellas con un pasajero. Felisa intenta tranquilizar a Oliverio que está nervioso. Raquel empieza a coquetear con Oliverio. Cuando va a comenzar la “Subida al Cielo”,el puerto de montaña, Silvestre, el conductor, para y les dice que los que quieran subir andando que se apeen. Se bajan el agente de las gallinas, Raquel y unos jóvenes. Eladio está muy nervioso y está junto al conductor, metiéndose con él. Felisa empieza a sentirse mal. Se oye el claxon de un coche que viene en dirección contraria
Interior del autobús. Al poco de partir sufre un pinchazo y Oliverio ayuda a su reparación. Don Nemesio habla con el cojo. Junto a Oliverio está sentada Felisa la mujer embarazada y al otro lado Raquel que intenta continuamente atraerlo, mientras que Eladio la quiere para sí. Cuando empiezan a subir el puerto de la “Subida al Cielo” con la niebla, Eladio se pone nervioso y se mete con el conductor. Felisa comienza a sentirse mal y cree que está a punto de dar a luz. Se oye el claxon de un coche que viene de frente. El autobús para y la mayoría de los pasajeros se bajan.
Interior del coche. Es un Ford antiguo de un cine ambulante con altavoces en el techo. En el interior va un matrimonio con su hija. Aunque hace intentos de dar marcha atrás no puede.
Eladio, a punta de pistola quiere que el coche de marcha atrás pero no puede. Silvestre dice que lo hará él que conoce el terreno.
Interior del autobús. El autobús va marcha atrás. Felisa se encuentra muy mal. Al llegar a donde estaba el letrero de “Subida el Cielo”, el autobús se para. Felisa da a luz. La ayudan a bajar y la sientan a la sombra de un árbol rodeada de otras mujeres. Llega el coche del cine. La señora se ofrece a llevar a Felisa en su coche a San Jeronimito. Le informan que el único sitio para proyectar es el cementerio.
Cuando Silvestre quiere subir al autobús le dicen que Felisa va a parir y que busque a dos mujeres. El parto termina felizmente y Felisa con su hijo se montan en el coche para volver a San Jeronimito. El autobús da marcha atrás para que el coche pueda pasar y luego vuelve a ascender. Llegan a una parada con dos mujeres cargadas con animales.
Cumbre de la Subida al Cielo. Hay un puesto de refrescos al que han llegado los que subieron andando. Llega el autobús y suben los que iban andando.

El parto de Felisa termina felizmente

Interior autobús. Raquel se sienta ahora junto a Oliverio. Cuando llegan junto al río ven que su cauce ha subido. El autobús se atasca y Oliverio se desespera y baja.
Suben las dos mujeres con unos corderos. Protestas de algunos viajeros por la entrada de los animales. Llegan al río, que está crecido y el autobús se atasca.
Exterior junto al cauce del río. Oliverio está quitando piedras de delante de las ruedas pero no sirve para nada. Los pasajeros bajan del autobús para quitar peso. Silvestre dice que hay que buscar una yunta de bueyes. Raquel invita a Oliverio a tomar un baño, pero no acepta y Silvestre le manda a casa de Chema a por los bueyes.
Exterior, río. Oliverio está quitando piedras de la rueda pero lo único que consigue es salpicarse todo de barro. Raquel se lo lleva a bañarse.
Jacal de Chema. Llega Oliverio y le explica la situación. Chema acepta y prepara los bueyes y le pide a Oliverio que coja el caballo.

Raquel invita a Oliverio a ir a bañarse

Exterior junto a cauce del río. Atan la yunta de bueyes al autobús y con ayuda del caballo tiran pero no consiguen moverlo. Ante la desesperación de Oliverio, Silvestre le dice que se le puede pedir el tractor a D. Vicente. Retiran los bueyes. Silvestre y Chema se quedan hablando y dan a entender que ese D. Vicente es el que dejó embarazada a la hermana de Oliverio y que murió a dar a luz a Chucho.
Atan los bueyes al tractor. Eladio dice que eso es un atraso habiendo un tractor y va a buscarlo.
Después de bañarse Raquel intenta seducir a Oliverio, pero no lo consigue.
Los bueyes tiran del autobús, junto con todos los hombres, incluido Oliverio, pero no se mueve.
Poza del río. Raquel bañándose, invita a Oliverio, pero le dice que no puede.

Casa de D. Vicente. Hace las cuentas de lo que le va a costar a Oliverio alquilar el tractor. Llega Silvestre para evitar algún posible problema. Se ponen de acuerdo y va a por el tractor.

Exterior junto al río. Eladio intenta decirle al del tractor por dónde debe tirar y está a punto de sacar la pistola. El cojo está atascado en el barro y se le ayuda a salir. El tractor saca el autobús. Chema se despide de Oliverio y Silvestre.
Llega Eladio con el tractor, pero se queda atascado. Una niña saca el autobús con la yunta de bueyes. El cojo está atascado en el autobús y Silvestre lo saca. El autobús se va y los bueyes van a sacar el tractor.
Interior autobús. Silvestre dice que se le cierran los ojos de sueño y que se sube arriba a descansar un rato.
Interior autobús. Raquel le da a morder una manzana a Oliverio y a continuación la mira con deseo y tiene un sueño.
Campo exterior. Noche. El autobús está parado junto a un apeadero. Oliverio está desesperado. Raquel le pide que suba con ella al autobús, pero Eladio se la lleva al apeadero cediéndole su hamaca.

Raquel le ofrece la manzana de la tentación

Interior del apeadero. Raquel está despierta en una hamaca. Oliverio se le acerca y se queda dormido en el suelo.

Sueño de Oliverio: apa­recen en primer lugar la madre, el niño Chucho, que es hijo de Raquel, que riñe con su madre. Albina defiende a la madre. El Chucho, que ha crecido y es Eladio, lleva a Raquel y a Albina a la orilla del mar, y empieza a tirarles cocos, ahuyentándolas hacia den­tro del agua. Dentro del agua luchan Albina y Ra­quel. Raquel ahoga cruel­mente a Albina. Cuando re­gresa Raquel a la playa, victoriosa, se arroja en los brazos de Oliverio. Olive­rio, cuando va a besarla, encuentra que Raquel es su madre.
Sueño de Oliverio: Oliverio y Raquel están solos en el autobús que se ha convertido en una selva tropical. Raquel atrae a Oliverio. En el exterior, Eladio, Silvestre, Nemesio y el cojo tocan diferentes instrumentos musicales. La madre subida en un pedestal monda una fruta, que está unida a la boda de Oliverio como si fuera un cordón umbilical. Este abraza a Albina junto al agua, pero cuando se separa ve que es Raquel a la que ha besado.
Campo exterior. Amanecer. Silvestre se despierta en la parrilla del autobús. Empieza a llamar al personal para que suban. Entra en el apeadero y ayuda a levantarse a la gente. Oliverio se despierta del sueño. Todos suben al autobús y este arranca.
El autobús para en un puesto de refrescos y sube un vendedor de gallinas, que se sienta al lado de don Nemesio. Oliverio rechaza el plátano que le ofrece Raquel.
Se hace de noche y Silvestre para porque tiene mucho sueño  y se sube a la parrilla del autobús para dormir. Oliverio conduce el autobús. Cuando llega el día Silvestre bajo contento.
Interior autobús. Silvestre está contento. Les anuncia que antes de ir a Petatlán van a pasar por el rancho de su madre para cantarle las mañanitas porque es su santo. Todos se ponen contentos, menos Oliverio, y los niños cantan las mañanitas.
Silvestre les informa que antes de a Petatlán van a pasar por el rancho de su madre para cantarle las mañanitas porque es su santo. Los viajeros se ponen a cantar las mañanitas, mientras Oliverio se desespera.
Interior alcoba de doña Sixta, la madre de Silvestre. Justina, su hija, la felicita  y la madre le explica que no puede levantarse hasta que venga su hijo a despertarla y se hace la dormida. Jacinta abre la ventana y llega la música desde el exterior. Aparece Silvestre con su guitarra y la madre se levanta y corre hacia él. Silvestre invita a todos a pasar a la mesa. El vendedor de gallinas le ofrece una docena en nombre de su hijo. Oliverio la felicita. Los comensales comen con apetito. Don Nemesio riñe a su hija porque no le gustan sus modales en la mesa. Pasado un tiempo Oliverio quiere irse para Petetlán, Silvestre dice que él lo llevará, pero como está borracho no le dejan. Le ofrece a Oliverio que se lleve el autobús. Raquel sube con él y el autobús se va.
Dormitorio de la madre que se hace la dormida. Llega Silvestre y la besa. Después invita a todos los pasajeros. D. Nemesio recoge a su nieta, D. Eladio echa un discurso y la gente baila.
Llega un autobús de turistas norteamericanos que entra en el local.
Oliverio quiere irse y como Silvestre está medio borracho le dice que se lleve  el autobús. Raquel sube con él.
Silvestre le da las mañanitas a su madre

Interior autobús, día.  Oliverio al volante y Raquel asustada arrinconada en su asiento
Subida al cielo de noche y en medio de una gran tormenta. En el interior del autobús Raquel insiste una y otra vez en atraer a Oliverio, hasta que al final lo consigue cuando llegan a la cima de la “Subida al cielo”.

Casa de la madre de Silvestre. Llega el motorista que estaba esperando Eladio que le trae una nota y le lleva a Petetlán.
Mercado de Petetlán. Exterior. Entre los puestos Oliverio y Raquel llegan al portal del licenciado Mario Figueroa y Oliverio le dice que se queda a resolver sus asuntos.
Petetlán de día. Llega el autobús. Raquel está contenta porque obtuvo de Oliverio lo que quería.
Interior despacho del licenciado. Oliverio le explica la situación y lo que quiere su madre. El licenciado se niega a viajar hasta San Jeronimito, pero lo tranquiliza y le explica cómo hacerlo: con unas letras a nombre de una persona de su confianza para que luego embargue la casa de Portales. También le ofrece trabajo en su plantación para pagarse la comida y el billete de regreso. Oliverio acepta.
Despacho del licenciado Figueroa. El licenciado le dice que no va a San Jeronimito, porque no quiere pasar la “Subida al Cielo”, pero que tiene la solución. Le pregunta si conoce a alguien de su confianza para que aparezca como que su madre le debe dinero. Le prepara unas letras a nombre de su suegro para que su madre le ponga la huella en su casa.
El licenciado Figueroa instruye a Oliverio


San Jeronimito. El comisario está redactando el testamento como quieren los hermanos. Como no se ponen de acuerdo sobre la casa de Portales se la juegan a los dados y gana Juan. Van a casa de su madre para que lo firme, pero se niega hasta que no llegue Oliverio.
Terreno de cocoteros. Oliverio está trabajando y pasa Raquel del brazo de Tronchito. Raquel se abraza a este mientras se mete con Oliverio.

Plaza principal del pueblo. Noche. Entre los puestos está la carpa “Cara Bonita”. Un payaso anuncia el comienzo de la función. Entran Oliverio, Raquel y Tronchito.
Petetlán. Oliverio está a punto de salir con el autobús. Raquel ya no quiere nada de él y se arrima a Eladio que acaba de llegar con el motorista. La aparta por haberse ido con Oliverio y también porque se acerca una manifestación y cree que es para él, pero es para el candidato del pueblo y sale mal parado. Raquel consigue al final llevárselo.
Interior de la carpa. Hay una representación de títeres de aspecto macabro, lo que a Oliverio le recuerda a su madre y le dice a Raquel que se va. Raquel intenta retenerle recordándole que iban a pasar toda la noche juntos, pero Oliverio la rechaza y le dice que tiene que devolver el autobús a Silvestre.

Raquel que ya obtuvo de Oliverio lo que quería,
va ahora a por don Eladio

Rancho de la madre de Silvestre. Interior. Está finalizando la fiesta. Don Eladio y el agente de las gallinas piensan que Oliverio no volverá. Apuestan con Silvestre y pierden la apuesta, pues en seguida aparece Oliverio.

Amanece. Exterior autobús. Oliverio se despide de la madre de Silvestre y su hermana. Lo mismo hace Silvestre. Parte el autobús.

Interior del autobús.  Vista de los pasajeros
Autobús de noche de vuelta a casa.
Exterior campo. En el lugar donde dio a luz la mujer embarazada hay un grupo de campesinos con un pequeño ataúd. Uno lleva cohetes y las mujeres velas y flores. El autobús para.
Exterior noche. Un grupo con el féretro de una niña. Es la misma que sacó el autobús del río, que ha muerto por la picadura de una víbora. Suben al autobús
Suben los pasajeros que van al cementerio de San Jeronimito. Silvestre no les cobra nada. Hablan la madre y la hermana de la niña fallecida. Parte el autobús.
Interior autobús. Chema abre la ventanita del féretro para que la nieta de don Nemesio pueda ver a la niña.
Exterior muros del cementerio al atardecer. A la puerta del cementerio la mujer del cine ambulante cobra las entradas. Llega el autobús. Baja el cortejo con don Nemesio. Silvestre quiere ir con ellos y le dice a Oliverio que se lleve al autobús.
Exterior cementerio. Bajan los del cortejo y Silvestre se une a ellos porque es su ahijada. Oliverio se lleva el autobús
Interior cementerio. En una sábana se proyecta la película “El puerto de los siete vicios”. El público está sentado en las tumbas. Silvestre compra unas flores para la difunta. Algunos espectadores miran el cortejo fúnebre. Entre los espectadores están los hermanos de Oliverio.
Silvestre va con el cortejo de la niña
muerta al cementerio

Casa de la madre de Oliverio. Interior. Llega Oliverio. Su madre acaba de fallecer y Albina le abraza. Grita desde la puerta que busquen a Juan y Felipe. Oliverio besa a su madre y después pone el dedo entintado de ella en las letras que le dio el licenciado. Con alcohol le limpia el dedo a su madre.
Interior, casa de la madre de Oliverio. Albina le dice que acaba de morir. Oliverio besa a su madre y piensa en que Raquel tiene la culpa de su retraso. Pone el dedo de su madre en las letras y le limpia el dedo con alcohol.
Casa de la madre. Exterior. Hay un grupo de personas esperando a que todo esté preparado para poder entrar. Llegan Juan y Felipe.
Llegan los hermanos con otras mujeres al velatorio. Le dicen a Oliverio que tienen el testamento que hizo su madre, pero les contesta que no es momento de hablar de eso.
Casa de la madre. Interior. Oliverio cruza los brazos de su madre. Ve por la ventana a Chucho en la playa.
Oliverio estampa la huella de su madre
en las letras

Playa exterior. Noche. Chucho es feliz. En off se oye la voz de doña Ester, su abuela: “He decidido que la casa de Portales sea suya. Que haga sus estudios y que no le falte nada.”
Playa exterior noche. Oliverio le dice a Albina que la casa de Portales será para Chuchito.

        Diferencias:
·         En la película desaparece toda referencia a la pesca o las salinas como fuentes de riqueza de San Jeronimito.
·         El guión original comienza el día siguiente a la partida de los novios para la isla, por lo que el comienzo de la película con el cortejo de los novios, pedirle perdón a la madre, etc. no aparece en la obra escrita.
·         Algunos personajes no aparecen el mismo momento. Don Nemesio en el guión aparece en la casa de la madre de Silvestre y en la película parte desde San Jeronimito. El agente de las gallinas en el guión parte desde el poblado y en el guión sube al autobús a mediados del viaje en el puesto de refrescos.
La casa de Pedrales será para Chuchito
·         La escena del río está mucho más simplificada, con bastante acierto, pues tal y como estaba en el guión hubiera sido demasiado larga. Aquí Buñuel improvisó la escena en la niña saca el autobús con los bueyes, tal y como él confesó.
·         Se elimina la escena del apeadero, que es donde Oliverio tiene el sueño en el guión. En la película lo tiene en el autobús.
·         La escena del autobús de norteamericanos no está en el guión original. Tampoco las escenas de don Eladio con el motorista o la manifestación en Petetlán.
·         La estancia de Oliverio en Petetlán queda reducida en la película a la visita al licenciado Figueroa. En el guión original era mucho más extensa.
·         El sueño de la película es obra de Buñuel y es totalmente distinto al del guión de Altolaguirre.
·         La parte de la fiesta en casa de la madre de Silvestre es más extensa en el guión.
·         Hay cambios en el orden de algunas escenas: la parada en el puesto de refrescos, el sueño de Silverio, Silvestre durmiendo en la parrilla del autobús, por ejemplo.
·         La parte final de la obra con la de la proyección de la película en el cementerio tuvo que ser eliminada por exigencias del sindicato. Una lástima, porque es una escena que hubiera dado mucho juego con Buñuel.
 En resumen: se sigue bastante el original, con las dos modificaciones importantísimas que puse al principio. Se respetan los nombres de los personajes, aunque se altera el momento en que aparecen algunos y el orden de algunas escenas. Hay más supresiones que añadidos al guión original.

Para leer el post de Subida al cielo


[1] Manuel Altolaguirre: Obras completas, II. Garcilaso de la Vega. Teatro. Guiones cinematográficos. Istmo, 1989
[2] Juan de la Cabada: Obras completas. Vol. VII: Subida al cielo/Maratón de baile, Universidad Autónoma de Sinaloa, 1981

No hay comentarios:

Publicar un comentario