jueves, 7 de mayo de 2015

La adaptación cinematográfica de Diario de una camarera (Le journal d'une femme de chambre, 1964)


El guion de Diario de una camarera (Le journal d'une femme de chambre, 1964), fue el primero escrito por Buñuel en colaboración con Jean-Claude Carrière, que será su guionista habitual en su última etapa francesa. Está basado en la novela del mismo título que Octave Mirbeau escribió en 1900[1], pero como suele ser habitual en el realizador, a pesar de sus afinidades, hace una adaptación muy personal cambiando muchas cosas de la novela original para expresar mejor sus ideas.
No son de extrañar «afinidades electivas» de Buñuel, que tanto admiraba la época de fin y principios de siglo, con un literato decadentista como Octave Mirbeau, que, además de su afición por Sade, compartía con él la identificación con el anarquismo y la causa popular...La cita de un pasaje de Huysmans que Célestine lee por azar al viejo fetichista Rabour resume buena parte del escepticismo del último Buñuel...
El tema de la novela –la sátira de las costumbres parisinas o provinciales de dicha Belle Époque, mostrando la burguesía al desnudo, con la podredumbre y basura que esconde- es, en esta última dimensión, uno de los grandes temas de Buñuel...La predilección de Buñuel por la novela de Mirbeau es una prueba más de cómo en varias de sus películas recoge la temática social de la literatura naturalista, decadentista, anarquista de fin de siglo y, tras pasarla por el cedazo del surrealismo, la lleva a gran altura artística, limándole el sentido didáctico o moralista que tenía en sus otros antecedentes.
Respetando, pues, el «fondo» ideológico de la obra de Mirbeau, se lanza a hacer su película... Traslada la acción a los años veinte… donde todavía se vive un ambiente de fin de siglo que muestra su esterilidad y el potencial fascista que esconde, y dentro del cual Buñuel inscribe su homenaje-parodia a los surrealistas de los años veinte y treinta...Revive el ataque a los pilares de la sociedad y a la familia burguesa.[2] También aprovecha para ajustar cuentas con Chiappe, prefecto de policía de París en aquella época y responsable de la prohibición de La edad de oro en 1930.

A continuación presentamos un resumen del contenido de la novela y la película. Hago notar que en el resumen de la novela no aparecen los episodios de los anteriores trabajos de Célestine, puesto que no aportan nada y que ocupan la mayor parte de la novela:
Novela
Película
Esta es la décimo segunda colocación de Célestine en dos años. Había sido contratada como camarera en casa de M. Rabour, en Mesnil-Roy, en provincias, en una propiedad llamada Le Prieuré.
La recoge en la estación Joseph y la lleva a Le Prieuré en una calesa. Allí, el ama de llaves la conduce hasta M. Rabour, que decide llamarla Marie. Le hace andar con unos botines, después se los lleva. M. Rabour fallece mientras mordía uno de los botines.
M. Lanlaire, yerno de M. Rabour, está encantado con la nueva camarera. Al servir la cena Mme. Lanlaire le pide a Célestine que no se ponga perfume y esta decide entregarse a M. Lanlaire ya que le gusta su perfume.
A Célestine no le gusta la cocina ni la comida. Joseph, el cochero-jardinero, no le cae bien, ni tampoco Marianne, la cocinera. Todo le parece peor que en sus anteriores trabajos.
La edición de Cátedra
 A la mañana siguiente el señor va de caza y saluda a Célestine que se muestra muy amable con él. Por la noche su mujer le dice que no quiere familiaridades con las criadas.
El domingo va a misa y todos se fijan en ella porque va mejor vestida que las mujeres de provincias. A Célestine le cae bien el señor, lo que no ocurre con la señora que lo tiene todo bajo llave. Además está cansada de su trabajo, pues la señora no para de mandarle cosas que ella considera inútiles.
Un día llega el tío Pantois, un anciano, con unos escaramujos que M. Lanlaire quiere comprarle. Le da de comer y le dice que le pagará el domingo, pero el anciano que conoce la fama del señor como mal  pagador quiere cobrar en ese momento. Llega la señora y le dice que no compre nada, pero el señor le dice al tío Pantois que le pagará el domingo.
Al día siguiente, mientras el señor trabaja en el jardín, Célestine se le acerca y coquetea con él. Este se le insinúa y Célestine se aleja amenazándole con decírselo a la señora y muriéndose de risa.
Aprovechando que los señores han salido Célestine visita a Rose, la asistenta de la finca de al lado. Allí conoce al vecino, el capitán Mauger, al que considera un chiflado. Este le cuenta a Célestine lo mal que se lleva con M. Lanlaire y tira piedras a su jardín. Presume que come de todo y le enseña su hurón. Célestine le desafía a que se lo coma y el capitán le pide a Rose que se lo prepare para la cena.
De vuelta a casa Mme. Lanlaire la acusa de haberse comido dos ciruelas, con lo que Célestine se da cuenta de que la señora lo cuenta todo.
Al día siguiente Célestine recibe una carta notificándole
que su madre ha muerto, pero no le afecta mucho pues no estaba muy unido a ella. Recuerda la muerte de su padre y como su madre se dio a la bebida y la prostitución a causa de ello, sus iniciación sexual y otras vivencias. Marianne y ella beben esa noche y le comenta que se aburre en ese lugar.
Buñuel y Carrière
 Célestine piensa que ha asustado a M. Lanlaire con su amenaza, porque ya no intenta seducirla. Ella se le insinúa pero no consigue nada. Mme. Lanlaire le echa en cara a su marido que le gusta Célestine y él lo niega alegando que puede contagiarle alguna enfermedad. Célestine, que ha oído la conversación piensa en vengarse de los dos.
Joseph suele ir a visitar al sacristán y lee un periódico antisemita. Por otro lado su actitud hacia Célestine ha cambiado. Marianne le cuenta a Célestine que tuvo un hijo y que lo tuvo que matar como si fuera un conejo.
Cuando llega el otoño Célestine empieza a pasar frío. M. Lanlaire intenta entablar conversación con Célestine, pero esta le rehúye recordándole que tiene enfermedades. Joseph ha dejado de salir tanto y pasa más tiempo en la cocina con Célestine.
Esta habla con el capitán Mauger a través de la valla del jardín y este le cuenta que se comió el hurón y tira cosas al jardín de M. Lanlaire. Le propone a Célestine que vaya a visitarle cuando no esté Rose.
Célestine se aburre porque nunca pasa nada y el señor no le hace caso, está siempre de caza. Va a misa y toma una copa con otras camareras en casa de la tendera. Allí se entera de la violación y asesinato de una niña llamada Claire. Rose cree que ha sido M. Lanlaire.
Cuando Célestine llega a casa encuentra a Josph sacando brillo a los arneses. Le da la noticia del asesinato y admira su musculatura. Algunas veces, cuando no está Mme. Lanlaire habla con Rose y esta le dice que si tiene algún "problema" por culpa de su señor Mme. Gouin lo soluciona.
Célestine está confusa con respecto a Joseph: por un lado le da miedo y por otro le atrae. Cree que hay algún misterio en él. Cree que ha matado a Claire y le gusta hacer sufrir a los patos cuando los mata. También ha observado que la mira y le habla de otra manera. Una noche va a verle al almacén de los arneses. Allí está con el sacristán y hablan de repartir propaganda antijudía.
Cuando se va el sacristán Joseph le habla del dinero que tiene y le propone que se case con él y establecerse en Cherburgo. Piensa comprar un café y está convencido que con ella en la barra será un éxito entre los marineros. Ella no contesta. Piensa que mató a Claire y sin embargo no le odia.
Rose ha muerto. El capitán Mauger no está afectado, pues últimamente Rose no hacía nada y se había vuelto dominante. Le ofrece a Célestine venirse a trabajar para él, acostarse juntos y la pondrá de beneficiaria en su testamento. Célestine no le contesta, pero le hace gracia la propuesta.





Célestine llega a la estación y la recoge Joseph, que la lleva a la casa de M. Rabour en una calesa. Este está en el jardín cuando llega, al mismo tiempo que lo hacen su yerno M. Monteil y la niña Claire.
En el interior Mme. Monteil habla con Célestine, mostrándole sus obligaciones y diciéndole que está allí al servicio de su padre M. Rabour, pidiéndole que sea amable con él y comprensiva con sus caprichos.
Célestine coloca sus cosas en su cuarto mientras habla con Marianne. Después llama a la puerta del baño, donde M. Monteil está afeitándose. Cuando este la ve queda muy impresionado y se pone un poco nervioso. Posteriormente, en la cocina, Marianne y la cocinera le informan de los señores. Entra Joseph que lee un periódico de derechas que critica a los metecos.
Célestine en el cuarto de M. Rabour. Este le cambia el nombre por el de Marie y le pide que le lea. Mientras lo hace le palpa la pierna y va a un armario lleno de botines para coger uno para ella, pero su hija llama y desiste.
A la mañana siguiente, aprovechando que M. Rabour y Mme. Monteil han salido, Célestine recorre el jardín y ve caer una piedra del otro lado de la valla. Se acerca y habla con Rose y con el capitán Mauger. Este le dice que M. Monteil es un canalla y un mujeriego.
En el interior de la casa M. Monteil está en el comedor. Célestine se le acerca y aquel le dice que está a favor del amor loco. Célestine coquetea un poco, pero se aleja de él.
Joseph mata un pato y Célestine le pide que no lo haga sufrir, pero Joseph le dice que le gusta. Posteriormente este le cuenta a Mme. Monteil que Célestine habla mucho con los vecinos. Claire está en la cocina con las mujeres, Joseph entra y le molesta verla allí, luego entra Célestine que le da una manzana a la niña, pero se la niega a Joseph por chivato.
 
Octave Mirbeau
Más tarde llega el sacristán y se pone con Joseph a criticar a los judíos. Célestine se lleva a Claire a dormir a su habitación. La señora le pide que no se perfume y posteriormente le dice a su marido que deje de ir detrás de Célestine, que no es por celos, sino que no quiere que le cueste dinero. Su marido se excusa diciendo que una mujer como ella puede tener enfermedades. Célestine no hace caso a la señora y se perfuma riéndose. En la cocina Joseph y el sacristán escriben un texto antijudío.
Al día siguiente M. Monteil le hace la corte a Célestine, pero esta le aparta diciéndole que puede tener enfermedades. Posteriormente el señor discute con el capitán Mauger porque está cortando las ramas de sus árboles que entran en su jardín. Se insultan.
Mme. Monteil está en su habitación preparando algún brevaje, Célestine llama, pero no la deja entrar. M. Rabour la reclama en su despacho. Le pide que se ponga unos botines y le hace caminar con ellos. Posteriormente se los quita  y se encierra en su habitación con ellos. Célestine va a recoger dos botellas de vino de misa que Joseph le entrega.
Llega el cura (Jean-Claude Carrière). M. Monteil le regala las dos botellas de vino y un pastel. Le habla de exigencias sexuales con su marido y el sacerdote le dice que no debe sentir placer.
Célestine llama a la Mme. Monteil porque su padre no responde. Cuando consiguen forzar la puerta ven que está muerto abrazado a los botines que llevaba Célestine.
Claire está en el bosque cogiendo caracoles. Se encuentra con Joseph que vuelve a casa con el carro y este le dice que tenga cuidado con el lobo. Después la persigue, la viola y la mata.
Interior de la casa. Mme. Monteil está haciendo cuentas del funeral y entra Célestine a despedirse. La Sra. lamenta que se vaya y le dice que puede volver cuando quiera, si el puesto está disponible.
Célestine, mientras espera el tren en la estación, se entera del asesinato de Claire y decide volver. Se encuentra con un grupo formado por Rose, el capitán y otras mujeres. El capitán opina que ha sido Monteil y una de las mujeres que fueron dos capuchinos que pasaron por allí hace poco.
Es de noche y Joseph está quemando unos rastrojos en el jardín y Célestine se acerca con unas patatas para asarlas entre las cenizas. Joseph le dice que a las mujeres no se las conoce a la primera, pero que a ella la conoce. Célestine le pregunta por su viaje en carro el día de la muerte del patrón y si vio a Claire por el camino. Joseph insiste en que ella es como él y le muerde en el cuello y ella no se resiste.
El capitán Mauger está haciendo limpieza en su jardín y empieza a tirar cosas al jardín de los Montiel. M. Monteil que está a punto de partir para el funeral ve lo que ocurre, pero su mujer le pide que no se meta en líos. El capitán le pide a Célestine que denuncia a Monteil, que él y Rose le apoyarán y después añadirán la acusación de la violación de Claire. También le pide que venga a verle cuando Rose no esté.
El capitán Mauger y M. Monteil están en el juzgado de paz, ya que este presentó una denuncia contra el capitán, pero como no hay testigos y ante su prestigio como exmilitar se desestima la denuncia.
Es de noche y Joseph llama a Célestine a su habitación para que le ayude remendando algunas de sus prendas. Célestine le dice que lo tiene todo muy ordenado y Joseph, que sabe que estuvo registrando en su habitación,  le pide que si hurga en sus cosas las deje igual que estaban. Célestine le dice que cree que fue él quien mató a Claire y Joseph le comunica que está enamorado de ella. Esta intenta besarle, pero él lo evita. Ella quiere acostarse con él, pero Joseph le pide que espere porque la quiere.
En el interior de la casa M. Montiel quiere llevarse a Célestine a su habitación pero esta lo rechaza, entonces entra en la habitación de su esposa que también le rechaza.
Célestine va a ver al juez para hablarle del asesinato de Claire, pero como no puede esperar termina por irse. Al salir ve al capitán Mauger, que le dice que ha despedido a Rose porque no hacía nada y se apoderaba de todo. Le propone que se case con él y Célestine le contesta que se lo pensará.
Ella detesta al capitán y se da cuenta de que Joseph le intriga pero le quiere. Se lo dice y también que quiere acostarse con él, pero este le dice que después de casarse. Joseph va a Cherburgo a comprar el café y ella le echa de menos. Marianne le dice que está embarazada del señor.
A los pocos días de volver Joseph de Cherburgo robaron en la casa. Se llevaron la vajilla de plata de Mme. Lanleire y esta se puso fuera de sí. No se consiguió averiguar quién lo hizo. Célestine mejoró su actitud hacia su señora y esta le tomó afecto.
Al cabo de varios meses Célestine se despidió con la excusa de que iba a casarse con un antiguo novio y Mme. Lanlaire lo lamentó. Ocho días más tarde Joseph también se despidió con la excusa de que se hacía viejo.
Joseph y Célestine regentan un café en Cherburgo que se llama "Café del ejército francés" y al que acuden los "patriotas" y antijudíos. Célestine está detrás del mostrador y se muestra amable con los clientes.

Célestine entra en la habitación de Joseph, se desnuda y se acuesta. Este entra y le dice que no está bien lo que hace, que la quiere para que sea su mujer. Quiere comprar un café en Cherburgo y con una mujer como ella podría ganar mucho dinero. Tiene bastante dinero ahorrado, pero piensa esperar cinco o seis meses y además tiene otro asunto importante que resolver. Está dispuesto a acostarse con ella si le jura que será su mujer, a lo que ella acepta con la intención de preguntarle si mató a Claire.
Por la mañana Joseph y Célestine van a ver a los señores para comunicarle que se van a casar. M. Montiel ve a Marianne a través de la ventana, sale y se le acerca diciéndole que le gusta el amor loco y la seduce en el gallinero.
Joseph se marcha y Célestine aprovecha para quitarle la puntera de una de sus botas. Por la noche entra el sacristán y le muestra la porra que ha elaborado para la manifestación antijudía del domingo. Entran los gendarmes a tomar una copa con Joseph y luego le muestran la puntera para saber si es suya, y al ver que le falta una de la bota se lo llevan detenido.
Exterior día. El capitán Mauger y Célestine salen de la iglesia casados. Llega M. Montiel y les felicita. Después, en casa, Célestine está en la cama y el capitán le sirve el desayuno. Este le dice que ha cambiado el testamento a su favor. Le cuenta que va a cazar con Montiel y que es buena persona. Joseph ha sido puesto en libertad por falta de pruebas.
Una manifestación en Cherburgo. Los manifestantes van gritando ¡Abajo los metecos! Joseph está ante su café "L' Armée Française" con la que se supone es su esposa. Empieza a exclamar ¡Viva Chiappe! y los manifestantes corean el grito mientras se alejan.

Las modificaciones más importantes introducidas por Buñuel y Carrière en su adaptación son las siguientes:
·       La novela narra la estancia de Célestine en diferentes casas, mientras que la película solo trata de su última estancia, que ocupa una pequeña parte de la novela. El personaje de M. Rabour que Buñuel creía que era de otro episodio, en realidad es del mismo. Los únicos restos que quedan de sus anteriores trabajos es la foto de William que saca de su maleta cuando llega a Le Prieuré y el papel de cartas.
·       La novela está narrada en primera persona en forma de diario, introduciendo en flash-back las antiguas estancias. La película ni tiene flash-back, ni la forma de diario, sino que está narrada en estilo clásico.
·       La crítica antiburguesa es más acusada en la obra de Mirbeau que en Buñuel.
·       El personaje de M. Rabour tiene un mayor desarrollo en la película, posiblemente en consonancia con el interés de Buñuel por el fetichismo. En la novela fallece al comienzo de la misma, mientras que en la película fallece a la mitad de la película.
·       Algo parecido ocurre con el personaje de la niña Claire. En la novela solo aparece en el momento del asesinato, mientras que en la película surge desde el principio de la misma y es asesinada en la mitad de la misma.
·       Algunos personajes sufren cambios. El comportamiento de Célestine es más "correcto" en la película que en la novela, en donde se aprovecha de sus señores en diferentes ocasiones. M. Monteil es más "simpático" en la novela que en la película, mientras que su esposa es más intransigente y exigente en la novela que en el filme. El capitán Mauger es más extravagante en la novela, pues presume de que se lo come todo: come flores y se llega a comer su hurón.
·       El asesinato de Claire tiene más importancia en la película. En esta, Célestine hace que la policía detenga Joseph como sospechoso del asesinato, mientras que en la novela ella se casa con él.
·       Buñuel suprime en su adaptación el episodio del tío Pantois, los encuentros con la tendera y todo lo relacionado con la vajilla de plata de Mme. Montiel.
·       El final es totalmente distinto. En la novela, como hemos dicho, Célestine se casa con Joseph y se marcha con él a Cherburgo, mientras que en la película se casa con el capitán convirtiéndose en una burguesa más.

[1] La edición de la novela utilizada es la editada por Cátedra en 1993.
[2] Víctor Fuentes : Los mundos de Buñuel. Akal, 2000, Pág. 165


No hay comentarios:

Publicar un comentario