lunes, 16 de septiembre de 2013

Buñuel, del surrealismo al terrorismo

    Víctor Fuentes es autor de algunos provechosos libros sobre el autor de Calanda:  Buñuel: cine y literatura (1989), Buñuel en México (1993), Los mundos de Buñuel (2000) y La mirada de Buñuel (2005). Ahora acaba de publicar Buñuel, del surrealismo al terrorismo (2013).

      El libro que nos ocupa es de lectura interesante, ya que el autor es uno de los mayores especialistas en la obra de Buñuel, aunque menos que los anteriormente reseñados. Se trata de una recopilación de 14 artículos, la mayor parte publicados anteriormente, aunque retocados o actualizados. Cómo suele ocurrir en esta clase de libros, unos artículos son más interesantes que otros y en algunos momentos se manifiesta la visión una tanto idealizada de Víctor Fuentes sobre el realizador.
     La obra se ve un tanto empañada por algunas aseveraciones que hace el autor y que en mi opinión no dejan de ser aventuradas, como por ejemplo:
  • Sobre su proyecto de Goya: "Si hubiera sido llevada a la pantalla, esta noche de la procesión habría iniciado esas grandes escenas nocturnas que encontramos en su cine."(pág. 32). "Toda una ráfaga de imágenes no llegadas a filmar pero que adelantan, en un rápido montaje y collage y ya en este primer film fallido, al mejor Buñuel"(pág. 45).
  • Sobre su proyecto de filmar La casa de Bernarda Alba de Lorca: "hubiera salido una de las grandes obras del exilio."(pág. 229)
  • "La escena en que encontramos a Viridiana lavando obsesivamente el suelo, más que el aparente sentido de que lo hace en penitencia por lo que pudiera creer de su responsabilidad en el suicidio de su tío don Jaime, pudiera verse, en un nivel alegórico, como el deseo de limpiar el gran pecado de la guerra civil y sus consecuencias." (pág. 241)
      La Historia del Cine está llena de adaptaciones fallidas realizadas por grandes directores. Hasta que una película llega a la pantalla, aventurar que va a ser esto o lo otro es pura quimera. Y buscar sentido debajo de las losas en el caso de Viridiana, tampoco creo que sea lo más adecuado para analizar una obra. Aparte de este arire un tanto hagiográfico que a veces respira, merece la pena su lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario