domingo, 18 de enero de 2015

La adaptación cinematográfica de Los ambiciosos (La fièvre monte à El Pao, 1959)

El guion de la película Los ambiciosos (La fièvre monte à El Pao, 1959) parte de  la novela[1] del mismo título que Henri Castillou publicó en 1955. Buñuel tuvo problemas a la hora de escribir el guion, hubo demasiados colaboradores, lo que perjudicó el resultado final.
Sin embargo el filme que el realizador hizo dejó contento al novelista, lo que no debe extrañarnos pues sigue bastante de cerca la novela. En los «Archivos Buñuel» se guarda una carta de Castillou (18 de febrero de 1960) expresándole su satisfacción con la película tras haberla visto cuatro veces.
Destaca la manera extremada­mente sobria y clásica con que Buñuel ha tratado la obra, sugi­riendo (una de las valiosas cualidades de sus relatos cinematográ­ficos, hay que añadir) más que subrayando. Esta cualidad elíptica de todo su cine es muy evidente en sus adaptaciones, orientadas, como destaca Castillou, al drama esencial. Podríamos decir que en ellas Buñuel prescinde de páginas y páginas de material verbal novelesco redundante para el espectáculo cinematográfico y con­centra este material en sus coordenadas dramáticas, como lo hi­ciera en Así es la aurora. También señala Castillou que el escena­rio que sirve de fondo, el de la vida política sudamericana, Buñuel no lo ha cambiado en nada, y es «remarcable», añadiendo que no se suele mostrar tal realidad en el cine frecuentemente. Cita algún ejemplo (la llegada del cura a la tribuna oficial el día de la fiesta) y añade: «una simple imagen, pero que dice tanto...»…Terminaba Castillou su carta expresándole a Buñuel su agradecimiento y admiración.

Como suele suceder en sus adaptaciones, en esta película se mantienen las acciones principales del relato novelesco (aunque cambiando a veces su orden, rompiendo así la linealidad de varias de las novelas que lleva a la pantalla), y mucho del diálogo de la película, manteniendo el «sabor» y el contexto de la novela. Pero también, como vemos aquí, introduciendo temas suyos, por ejem­plo, la figura del protagonista, Ramón Vázquez, cuya ambición se vincula también a su idealismo (tema ausente en la novela), a la postre ineficaz, y que lo convierte en «criminal en la virtud», pa­reja que con su complementario «virtuoso en el crimen» reapare­ce en su cine. Por último, en el final, como suele ocurrir en las adaptaciones de Buñuel, su película se va por su propio camino, distinto al de la novela.[2]
Portada de la novela
Como es común en todas las adaptaciones de novelas a la pantalla, se pierde parte del contenido para hacer el desarrollo de la narración más comprensible y fácil de seguir por parte del espectador. Así la situación política del país y el desarrollo del motín sobre todo están bastante simplificados en la película. La lucha entre los dos bandos políticos prácticamente desaparece de la película.
En la novela la acción transcurre en Venezuela, mientras que en la película no se especifica ningún país determinado, aunque se sobreentiende que es sudamericano. Se conservan los nombres de los personajes. El único importante que cambia de nombre es el del delegado Rojas que pasa a ser Vargas en la película.
A continuación resumimos el argumento de ambas obras:
Novela
Película
Mariano Rojas es el Delegado del gobierno en la isla de Ojeda. Está convencido de que su mujer le engaña con el coronel Olivares y le pregunta a su secretario Vázquez sobre el tema.
Antes había sido gobernador de Caracas, teniendo también a Vázquez como jefe de su gabinete, y su actual destino lo considera una degradación.
No está dispuesto a perder a su mujer y cuando esta llega le pide a su secretario que la llame. Vázquez se va a su despacho, donde recuerda que cuando Rojas era gobernador de Caracas engañaba frecuentemente a su mujer, una mujer que causó una fuerte impresión en él cuando la vio por primera vez.
El coronel Olivares e Inés al comienzo de la película, con Vázquez al fondo
Oye gritos desde el despacho del Delegado y ante el temor de que esté maltratando a su mujer llama y entra en su despacho con una excusa y su jefe se enfurece con él. Cuando sale Inés, la esposa del delegado también se enfada con él por haber visto la humillación a que la estaba sometiendo su marido.
Descripción de la isla de Ojeda, de su capital El Pao y de lo que viven sus habitantes. Los días siguiente apenas hablaron Rojas y Vázquez, hasta que un día el Delegado le pide a su secretario que haga una averiguación para ver si su mujer le engaña con el coronel Olivares, a lo que se opone en principio.
Es la fiesta de Benjuma. Rojas pone una excusa para no asistir a la misma. Inés se sienta junto al coronel Olivares y lee el discurso que debía haber leído su marido y después van a la fiesta de los toros "coleados". Al terminar la fiesta Vázquez le insiste a Inés para que vuelva con él a su casa para evitar problemas, pero se va con Olivares a su casa y este se le declara por el camino.
Vázquez va hasta la casa del coronel para recoger a Inés y los sorprende besándose. Por el camino de vuelta se suaviza la actitud de Inés hacia el secretario de su marido.
Rojas despide a su chófer por engañarle y está frío con su secretario. Viene Olivares y le declara su amor a Inés, pero esta le rechaza.
El Delegado se pone enfermo y es cuidado por su mujer. Recibe una notificación del Ministerio del Interior de que se va a realizar una visita de inspección a la isla, lo que preocupa a Rojas.
Alejandro Gual viene a hacer la inspección. Estuvo amable, comió con ellos y se despidió. Días más tarde Rojas recibió una carta del Ministro del Interior con varias críticas de la situación de la isla, lo que hizo que el Delegado pensara que Gual no había sido sincero.
Vázquez fue a ver a su jefe y no estaba y mientras espera se puso a hablar con su esposa. Rojas los ve hablando y sospecha que hay algo entre ellos.
Vázquez le declara su amor mucho
antes en la película que en la novela
Vargas invita a cenar a su secretario y después a un paseo hasta la punta de la Tortuga. Al llegar les dice que está cansado, pero que vayan ellos, y él aprovecha para espiarlos.
Inés avisa a Vázquez que tenga cuidado con su marido. Rojas les comunica que va a Caracas, pero es una trampa para ver si le engaña su esposa. Cuando al día siguiente va Vázquez a su despacho ve un mirlo muerto en su mesa e Inés le aconseja que se vaya. Dos días más tarde el chófer del Delegado va a buscar a Vázquez a su casa para notificarle que el gobernador ha sido asesinado en el jardín de su casa.
Vázquez es nombrado Delegado de forma provisional e Inés va a Caracas a los funerales de su marido. Cuando vuelve Vázquez le declara su amor.
Gual es nombrado nuevo gobernador de Ojeda. Vázquez y Olivares van a recibirlo al aeropuerto y después el nuevo delegado visita a la viuda de Rojas. Vázquez recibe el nombramiento de Director de los Organismos de Seguridad, un cargo que no existía.
Inés recibe una nota de Gual para que se le reciba en su casa para hablar del asesinato de su marido. Posteriormente le notifica que ha abierto una investigación sobre el asunto y Vázquez se queja de que se le ha mantenido al margen del tema.
Gual vuelve a llamar a Inés por el mismo tema, le pregunta por Vázquez y le confiesa que es su amante. Aquel le dice que le gusta la cara de aversión que le pone y que no la conservará mucho tiempo. Posteriormente detiene a Pablo, el chófer de Inés y que antes lo fue de su marido. Gual llama a Inés y le muestra la confesión de Pablo que implica a Vázquez. Aquel le dice que la romperá si se entrega a él. Inés termina por aceptar y cuando está desnuda entra su mayordomo, al que el Gobernador ha llamado mediante un botón, para que la vea desnuda y humillarla.
Al día siguiente vuelve a llamarla para enseñarle su pajarera y le comunica que el trato todavía no está concluido. Vázquez va a casa de Inés y esta termina por contarle la verdad, por lo que aquel se enfada, se marcha y pasa varios días sin verla.
La polícia se deshace de García.
Esta escena no está en la novela
En los días siguientes hubo otras visitas de Inés a Gual y de aquella a este, lo que no gusta a Vázquez. Este llega un día comunicando a Inés que se prepara un motín en la prisión para el siguiente domingo. Inés le propone ir a Caracas a ver a su familia e invitar a Gual para que la acompañe y conseguir así que esté fuera cuando estalle.
En Caracas, mientras ven la llegada de una carrera de coches, llaman a Gual porque ha estallado un motín en el penal. Cuando llegan a Ojeda , Gual es detenido por el nuevo Delegado General, Vázquez.
La situación está mal. Los amotinados están fuertemente armados y desde la capital no mandan refuerzos. Inés quiere que se fusile cuanto antes a Gual. Se le somete a juicio junto al coronel Olivares y otro acusado y son condenados a ser fusilados.
Inés va a ver a Gual a la prisión y este le dice que en el Ministerio del Interior hay otra copia de la declaración de Pablo. Le pide que le traiga su maletín de medicinas y Gual aprovecha para envenenarse, y aunque el doctor impide que muera, no se le puede fusilar en su estado.
Vázquez se marcha para hacer frente a los amotinados que cada vez van ganando más terreno. Cuando vuelve manda atar a Gual a una camilla, ponerla vertical y fusilarlo. Los refuerzos llegan por fin y el motín es sofocado en dos días. El profesor Cárdenas y los otros presos políticos habían sido asesinados por no unirse a los amotinados. Vázquez es llamado a Caracas.
En la ciudad es elogiado por el Ministro del Interior y después por el presidente Barreiro y es condecorado. Posteriormente en su despacho, el Ministro del Interior le dice a Vázquez que va a ser nombrado gobernador de Caracas, pero que antes tiene que conseguir que Inés firme un documento que confirma su culpabilidad en el motín, puesto que era la amante de Gual y Vázquez se niega.
Vuelve a Ojeda y no le dice nada a Inés. A los tres días es llamado a Caracas. El Ministro al ver que no trae la declaración firmada le enseña una copia de las declaraciones de Pablo que le implican en el asesinato de Rojas. Le exige que traiga la declaración al día siguiente.
De vuelta a Ojeda le cuenta todo a Inés y esta le dice que no tiene inconveniente en firmar y vivir los dos en el extranjero. Un funcionario se lleva la declaración firmada a Caracas. Cuando Inés le pregunta que cuando se reunirá con ella le contesta que tratará de conseguir que pueda volver pronto, por lo que ella se considera engañada.
Inés quiere que se vaya con él, pero Vázquez prefiere quedarse para que no haya más motines y mueran más personas. Inés se marcha hacia el aeropuerto, Vázquez se queda indeciso ante su futuro. Llama al puesto de control para que pare el coche y si no hacer fuego.
Vázquez sale hacia el puesto de control. Esperaba que el coche no hubiera parado y al dispararle se hubiera precipitado hacia el lecho del torrente, pero ve el coche parado. Cuando llega le informan de que el coche no paró e hicieron fuego. El chófer estaba muerto y la mujer herida. Pero era un error, estaba muerta.
El final es distinto en ambas obras.
En el filme Vázquez se aleja dando la
impresión de que su final está cerca

Planos documentales de la isla y lo que produce: copra, plátanos y pesca. La importancia de la isla se debe a la existencia de un penal con abundantes presos políticos.
Vázquez llega en su coche a la casa del coronel Olivares para recoger a Inés, la esposa de Vargas, el gobernador de la isla. Esta y el coronel se están besando y despiden a Vázquez. El coronel le comunica a Inés que le han destinado al continente y al preguntarle que cuándo se reunirá con él aquella le dice que nunca.
Exterior, día de fiesta. El oficial García está borracho y le echa en cara a Vázquez que no se comprometa con sus ideales.
Despacho de Vargas. El gobernador está cabreado. Entra Vázquez y Vargas le acusa de ser el amante de su mujer, lo que aquel niega. Ve llegar a su mujer con el coronel Olivares y le pregunta si es él, pero no consigue que diga nada. Vázquez sale y entra Inés que es acusada por su marido y empieza a maltratarla. Su secretario al oír los gritos entra y Vargas le echa. Sale su mujer y pregunta a Vázquez por qué ha hecho eso y este le confiesa que la ama.
Exterior fiesta. La gente está esperando el reparto de la carne. Llega Vargas con su esposa y comienza el discurso con motivo del 25 aniversario de la Constitución. García lo mata con disparo de rifle y huye. 
Se realiza el reparto de la carne.
Caracas. El presidente Barreiro habla con el Vicepresidente y el Ministro del Interior del asesinato. Gual recibe a Cárdenas un líder opositor que posteriormente es detenido.
Isla de Ojeda. Llega un barco con presos. Vázquez se queja de que se encadene a los presos políticos y manda que los suelten. Reconoce entre ellos a Cárdenas, antiguo profesor suyo.
Vázquez entra en el despacho del exgobernador Vargas, en donde Inés está recogiendo los efectos de su difunto marido. Se besan. Le avisan de que han encontrado la pista de García y Vázquez sale para cogerlo, pero aquel le sorprende, mata al chófer y huye con el jeep.
García el asesino de Vargas le echa en
cara a Vázquez que no hace nada
Plantación de copra en la que el encargado se queja de que con las nuevas normas de Vázquez se produce menos. Llega Gual, el nuevo gobernador de la isla, que para en la plantación y pregunta por qué los presos están descansando y si los presos políticos trabajan.
Vargas e Inés se besan en el jardín de la casa de esta y hablan de su pasado. Posteriormente llega Gual, que le dice a Inés que es uno de sus antiguos admiradores y da muestras de estar muy interesado en ella.
Los soldados encuentran a García enfermo. Gual en su despacho juguetea con su pájaro. Entra Vázquez al que notifica que ha sido nombrado Jefe de Seguridad de la isla.
Presos trabajando en una plantación que al negárseles agua para beber provocan un altercado.
Vázquez comenta el hecho con Inés y se lamenta de las condiciones de los presos. Llega Gual, pero Inés le dice que no puede recibirle. Posteriormente dos policías de Gual llevan a García que sueltan y después lo asesinan. Inés recibe una notificación para ir a ver al Gobernador.
Cuando entra Inés, Gual le notifica que Vázquez está implicado en el asesinato de Vargas, según la confesión de García. Le dice que si no quiere que le detengan tiene que entregarse a él. Al final ella acepta y cuando está desnuda, entra el secretario de Gual, ya que este le ha llamado por el timbre, para humillarla. Luego le pide a Inés que se vaya.
En el presidio han encontrado algunas armas en poder de los presos y Vázquez inicia una investigación. El profesor Cárdenas le cuenta que los presos comunes preparan un motín y no quiere que eso ocurra porque pagaría los presos políticos. Posteriormente se lo cuenta a Inés y esta le propone sacar a Gual de la isla el domingo, día previsto para el motín, para que caiga. A continuación le cuenta la declaración de García que tiene en contra suya. Vázquez tiene un problema de conciencia, pues quiere salvar la vida de los presos políticos y no puede dejar que el motín estalle.
El poder ejecutivo aprovecha el
asesinato para apretar la represión
Casa de Gual, a donde llega Inés. La habitación está dispuesta como para iniciar una ceremonia, con dos cirios encendidos y el vestuario del oficiante preparado. Inés saca un revólver con la intención de matar a Gual, pero este lo impide y termina entregándose a él. Fundido en negro.
La capital. Gual e Inés están viendo una corrida de toros. Por el altavoz llaman a Gual para que vaya al Ministerio del Interior.
Llega a Ojeda el avión de Gual que es detenido por Vázquez, el nuevo Gobernador. Gual se da cuenta de la trampa en la que ha caído y felicita a Inés. El motín está en todo su apogeo. Los soldados tienen poca munición y Vázquez decide hablar con los presos sublevados detenidos. Les dice que si a las ocho de la mañana no se han rendido los que todavía están luchando, la marina y la aviación acabarán con ellos. Los pone en libertad para que convenzan a los que están armados.
Vázquez llega a su despecho, donde le espera Inés. Le cuenta la muerte del profesor Cárdenas y de los otros presos políticos. Tiene mala conciencia por todo lo que ha hecho para acabar con Gual.
Celda de este a  donde entra Inés que ha sido llamado por el detenido. Le informa que le van a fusilar. Sus dos expolicías se reparten el dinero que tenía Gual en su cartera, mientras se oyen los disparos de la ejecución.
Oficina de Vázquez. Recibe una llamada informándole de que los presos se han rendido, pero no es feliz por haber ejecutado a Gual y pensar que se ha convertido en un asesino.
La capital. El presidente Barreiro le felicita porque ha evitado una revolución. Posteriormente en el despacho del Ministro del Interior, este le informa de que el Vicepresidente había tramado una conspiración y que Gual trabajaba para él. Para demostrarlo le hace falta que Inés firme una declaración en la que reconoce que conocía el complot. Le pide que le haga firmarlo y para convencerlo le muestra una copia de la declaración de García que lo implica en el asesinato del gobernador Vargas. Se niega a pedírselo a la mujer que ama.
Inés aleja a Gual del motín para
deshacerse de él
En Ojeda, pasados unos días, Vázquez le cuenta a Inés lo que le han pedido. Esta le dice que solo queda una solución: firmar y huir los dos. Vázquez se niega a huir porque dice que así la muerte de Cárdenas y los otros habría sido inútil. Inés firma.
Despacho de Vázquez. Su secretario le informa que ha llegado la hija de Cárdenas, que ha ido al cementerio, pero que quiere verle. Va al cementerio y habla con la hija, que le informa que quiere recoger los efectos personales de su padre.
Ya de regreso ve a Inés haciendo la maleta y le dice que no debe marcharse. Inés le responde que debe romper su declaración y aquel le contesta que no puede hacerlo porque todo lo que ha pasado no serviría para nada. Inés se va diciéndole a su amante que si antes de 15 días no está con ella en México hará una declaración revelando todo lo ocurrido  y Vázquez se queda pensando.
Visita de la hija del profesor Cárdenas.
Esta escena no está en la novela
Por el camino Inés mete prisa al chófer para que no se le escape el avión y le pide que no se detenga en el puesto de control, pero este se para. Como no tienen la documentación requerida, el jefe del puesto se aleja para hacer una llamada telefónica e informarse de lo que tiene que hacer, pero Inés tiene prisa y le pide al chófer que arranque. Los soldados disparan y el coche se estrella y arde. El jefe del puesto informa a Vázquez de lo ocurrido.
Llega una nueva cuerda de presos a la isla. Los políticos también van encadenados conforme a las nuevas normas dictadas por el presidente Barreiro. Vázquez va al encuentro de los presos y ordena al oficial al frente que quite las cadenas a los presos políticos y después rompe la orden del Presidente referente a ese tema. Una voz en off nos informa que la actitud de Vázquez supone su condena a muerte.
Principales diferencias entre ambas obras:
·       La película empieza con unos planos documentales que nos proporcionan información sobre la isla, sus habitantes, economía, etc. Esta información se da en la novela más adelante, concretamente en el capítulo 3.
·       En la película el coronel Olivares, primer amante de Inés, la mujer del Gobernador, es destinado a Caracas, con lo que desaparece como personaje. En la novela continúa en la isla hasta que es fusilado.
·       En la novela Vázquez le declara su amor a Inés, una vez que su marido ha muerto, mientras que en la película lo hace mucho antes, tras la escena en que su marido la maltrata.
·       En la película desaparece la mayor parte de la información política que incluye la novela. Lo mismo ocurre con el montaje político que se hace alrededor del motín de la penitenciaria de la isla, transformándolo en un intento de revolución contra el presidente Barreiro.
·       Las varias escenas de celos de Rojas quedan reducidas en la película a una en la que le muestra el pañuelo de su esposa que tenía en su poder.
·       En la novela es el chófer de Rojas el que le mata porque este persigue a su mujer. En la película es un oficial del ejército, García por ideales políticos.
Una de las imágenes documentales
con que se inicia la película
·       En la novela Gual es un enfermo que tiene que tomar una serie de medicinas y utiliza gafas oscuras porque le molesta la luz. En la película no es un enfermo y solo hay un pequeño detalle sobre que le molesta la luz.
·       En la novela los encuentros entre Gual e Inés provocan frecuentes enfados en Vázquez, cosa que no ocurre en la película.
·       Durante la estancia en Caracas, en la novela asisten a una carrera de coches y en la película a una corrida de toros durante su visita a la capital.
·       Los dos policías que llegan a Ojeda con Gual no aparecen en la novela.
·       La escena de la muerte del asesino del gobernador no aparece en la novela, tampoco la visita a la isla de la hija del profesor Cárdenas.
·       El final también es diferente. Como a Buñuel le gusta dejar los finales un poco abiertos, en la película Vázquez se enfrenta al decreto del Presidente sobre los presos políticos, pero la voz en off nos da a entender que será su fin.
Para ver el comentario sobre Los ambiciosos (La fièvre monte à El Pao)


[1] La fiebre llega a El Pao, Plaza & Janés, 1960
[2] Víctor Fuentes: La mirada de Buñuel, Tabla Rasa, 2005, pág. 165-66

No hay comentarios:

Publicar un comentario