La jirafa de Giacometti y Buñuel sigue de actualidad


Desde finales de 1931, Giacometti colaboró ​​con Luis Buñuel, René Crevel y Salvador Dalí en la creación de una obra que representaba una jirafa de tamaño real, destinada a ser exhibida durante una fiesta de los mecenas Marie-Laure y Charles de Noailles en abril de 1932. 


Después de la creación de maqueta, Crevel y Dalí abandonaron el proyecto, pero Giacometti y Buñuel tenían una jirafa hecha de tablones de madera pintados por la casa Chanaux. Buñuel escribió los textos, en su mayoría eróticos, que debían esconderse debajo de las manchas marrones del animal, que los huéspedes debían descubrir usando una escalera. Después de la cena, la obra desapareció. Sin embargo, quedó un boceto a lápiz de la misma (de 11,7 x 7,4 cm.), además de la foto que inmortalizó el objeto, que la Fundación Giacometti de París exhibe estos días en la exposición dedicada a las obras desaparecidas del escultor. Durante las vacaciones de la próxima Semana Santa, la fundación también ha organizado una actividad de una hora y media destinada a los niños y relacionada con la desaparecida jirafa de Giacometti y Buñuel. En esta actividad, los niños, acompañados de sus padres, deberán dar vida a la jirafa surrealista imaginando y creando su propia versión del animal.
Más sobre el poema de Buñuel aquí.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Hurdes: ¿documental?, ¿manipulación?, ¿distorsión?, ¿panfleto?

¿Qué ocurrió con Simón del desierto?

El fantasma de la libertad (Le fantôme de la liberté, 1974)